14/12/06

Worcester, Boston, Cincinnati, Atlanta, ¡la bien amada Bogotá!

A las 7:00 am, nos vino a recoger Erin para ir hasta el aeropuerto de Bastan. 14 horas después estabamos saliendo de la chichonera de El Dorado con las maletas a cuestas y una cara de satisfacción total. No hemos comido ajiaco, no me he fumado un cigarrillo (lo dejé cuando llegué a EEUU), no nos hemos hastiado a punta de empanadas con jugo, no nos hemos pegado el septimazo porque a qué horas pero ya desde la víspera, Calambia, que por fin se volvió a llamar Colombia como debe ser, ya nos daba la bienvenida. Desde el contraste entre el vuelo interno Boston-Atlanta (con su parada del demonio en Ohio) y el de Atlanta-Bogotá, se empezaban a sentir pasos de animal tricolor. Yo no sé si esto se convirtió en una atracción turística especialmente diseñada para darle a los visitantes algo de que hablar en los blaghs pero, sin dudarlo un segundo, justo cuando aterrizó el avión los viajeros se unieron en una ronda de aplausos como de 1985-Plan 25-San Andrés.

Igual ya desde la previa se sabía que íbamos para la casa porque como si todos los coterráneos tuviéramos un relojito interior de la chiripiorca en la mitad del vuelo empezó un ambiente como de desespero general, como de "ya me duelen las piernas, esto está muy largo, vamos a pasear o a charlar o a hacer algo distinto que me cansé". El avión en pleno parecía la carrera 13 en navidad y lo único que faltaba eran los frenones de buseta. Por fuera de la observación de "es que el colombiano esto o aquello", el otro detalle de lujo del vuelo fue que la película de abordo, que bien habría podido ser la Brandelinada de turno, fue nada más y nada menos que Little Miss Sunshine que es muy favorita de esta casa.

Son las 6:30 de la mañana y es bonito saber que afuera no hay ni riesgo de que caiga nieve. De hecho, tengo la extraña sensación de que la ciudad no es realmente fría porque hablando en serio 13 grados es una bendición cuando se compara con Worcester por estos días. Ahora solo queda empezar a verse con los amigos:



, , , , ,

12/12/06

Viñeta Invernal Vacacional

Se acercan unas merecidas vacaciones. En el ambiente del comedor de la casa se respira una sensación como de "cinco minutos finales de un partido que uno va ganado por goleada". Afuera como de costumbre hace un frío de perros pero tampoco como para amargarse. Creo que por cuenta de las vacaciones no voy a estar muy pendiente del blagh así que esta es una entrada "démonos un tiempo" y les juro que en este caso, no son ustedes, soy yo. No mentiras, no es tan grave, pero me imagino que estaré ocupado y que no podré leer mucha cosas así que prefiere hacer la aclaración a terminar haciendo links a fotos o a videos de celebridades con los calzones abajo.

En historieta no he encontrado nada nuevo que valga la pena recomendar no sé si porque la tienda local tiene una fuerte tendencia al mainstream más ortodoxo o porque diciembre es un mes de demasiados especiales de navidad. De todas maneras, les quiero recomendar un entretenimiento perfecto para esos momentos tan típicos de las fiestas decembrinas en los que uno necesita escaparse de tanta celebración y tanta pendejada. Resulta que el otro día en la tienda me encontré una caja de revistas de la Edad de Plata que no estaban en muy bien estado (léase no tan asquerosamente caras). Me compré un par de Detective Comics de los setenta -escritos por Denny O'Neil- y, con los últimos dolaritos de la semana, me llevé una Green Lantern volumen II de 1965, para más señas la número 34. Yo no tenía muchas expectativas con respecto a esta última porque mi recuerdo de esas historias eran las traducciones de Novaro que reducían el argumento a su mínima expresión. Pero en este caso sí que se nota la diferencia. Hace unos meses hablé sobre una página donde se pueden descargar cómics gratis y prometí que iba a aprovechar para recomendar ejemplares de ese catálogo así que, con un poco de retraso, este es un recomendado clásico.

No es que la historia, a cargo de Gardner Fox, sea supercoherente o que tenga un guiño de realismo inusitado porque el "Three-way attack agaisnt Green Lantern" (el título es medio pervertido ¿no?) se ciñe perfectamente al estilo de la época. Lo que pasa es que tanto el dibujo como el guión son simplemente excelentes. En este caso, el villano de turno es Hector Hammond, un hombre inmortal pero inmóvil con una mente poderosísima que pretende vencer a Linterna Verde creando un Guardián de OA falso que debilitará al héroe hasta destruirlo. La primera parte del ataque consiste en agotar la capacidad mental y emocional de Hal así que la historia adquiere un tono psicodélico adorable que saca a relucir unas cualidades bien interesantes del dibujo del maestro Gil Kane. De hecho creo que gran parte del crédito se lo lleva Sid Greene, el entintador. El final es un clásico tiro por la culata que a mí me dejó una sensación de ambigüedad que por estos días es bastante escasa. Si quieren echarle un ojo a la revista pasen por acá y busquen el número 34. Para descargar solo tienen que hacer click en la imagen de la portada. Por si acaso no lo tienen, para leer este formato necesitan un programa pequeño que se llama cdisplay y lo pueden bajar haciendo click aquí.

, , , ,

9/12/06

Un año con Rusty Brown o la reseña de Acme Novelty Library #17

No es que este año se haya pasado rápido porque hubo cosas verdaderamente eternas (4 años que se volvieron 8 y parecen muchos más, un verano en Worcester, etc.), pero el jueves pasado cuando compré la Acme Novelty Library #17 tuve la clásica sensación de "parece que fue ayer que estaba destapando el número anterior". Este efecto "dejavuresco" se consolidó gracias al hecho de que en las dos entregas solo se han narrado unas cuantas horas de la deprimente vida de Rusty Brown, un niño de 10 años que lo que no tiene de despierto lo tiene de freak. Entre los personajes que rodean la pálida existencia del infante, están Chalky White (el futuro confidente del protagonista que es nuevo en la ciudad), su hermana Alison, el profesor W.K. Brown (el padre) y el mismísimo Franklin Christenson Ware (exacto). Este nuevo libro es una típica historieta del historietista norteamericano con sus respectivas imágenes de un MidWest anodino y áspero que se cubre tanto de silencios como de toneladas de nieve. Algunos podrían decir que Acme Novelty Library #17 se le fue la mano en eso de ser típico al punto de convertirse en predecible y eventualmente aburrido. Sin embargo, todavía no me incluyo en los "algunos" porque nunca sobra verle los trucos a uno de los creadores más interesantes del contexto mundial.

En la entrega 16 y a pesar de que Rusty (de varias edades) ha aparecido en otros números anteriores, Ware se dedicó a introducirnos el mundo del personaje a punta de sus habituales narraciones simultaneas, unas muy bien logradas conversaciones minimalistas y una espectacular alucinación con Superchica desnuda en la nieve incluida. Ahora, con el universo del niño ya construido, empezó a dibujar lo que será el derrotero, algo predecible, de los personajes en capítulos posteriores. Así, asistimos al inicio de la amistad en Rusty y Chalky (a cual más raro estos dos), a como Alison comienza a adaptarse a su nuevo colegio y a la vida de Ware como profesor de arte, morboso pederastoide y asiduo porrero (no, no de los que animan el juego, de los otros). Creo que al episodio le termina faltando un poco más de fuerza y termina siendo demasiado plano. En Ware es habitual que se conjuguen una serie de eventos y secuencias muy monótonas con un momento de epifanía que suele estar indicado más por un juego narrativo formal que por un acontecimiento y que es maravilloso. Acme Novelty Library #17 lo intenta y lo habría logrado de no ser por esos niños y su perro... no mentiras, pero la verdad, en este caso, este instante no me sorprendió.

Después y como de costumbre, viene una historieta medio experimental que en este caso cuenta la vida de una familia de abejas llena de confusiones sexuales que no me gustó. Sin embargo, al final final, en las últimas dos páginas que en un libro normal se dejarían en blanco (es decir, la contraportada interior dos o la anticontraportadilla y la página adjunta), aparece un cómic sobresaliente sobre Alison titulado "Will we be Alive in the year 2005?" (¿Estaremos vivos en el año 2005?). Se trata de una de estas tareas ridículas de "como te ves en 30 años" que el personaje tuvo que escribir en el colegio y que está cotejado, a través de imágenes, con el momento en que fue escrito y con los momentos en los que ha sido leído. La cosa es bien buena pero si se trata de recomendar el libro completo diría que tiene más sentido esperar a que salga la Novela Gráfica de Rusty Brown en unos años. Igual, en el mundo de Chris Ware el tiempo se pasa volando. Por ahora les dejo esta foto para confirmar que la obsesión enfermiza por Superchica no es solo cosa de Rusty.


, , , , , , ,

¿No me notan nada diferente?

Le cambié la pinta al blahg como para que luego no digan que no estoy abrazando el cambio con la pasión de un perrito incomprendido. Además, porque ahora me pasé al blogger beta que hace que todo sea mucho más fácil. Lo bueno es que como no tengo ni idea de la carpintería de la red, entre más "para dummies" sea la cuestión mucho mejor para mí. Igual la imagen del header me tocó reciclarla del lugar donde tengo montados los capítulos de El Drake viejos porque en este computador no tengo ni los archivos de la serie ni los programas para editarlos. Espero que cuando esté en Bogotá pueda recuperar toda esa información y pueda hacer uno nuevo. Igual, este funciona, ¿cierto?

, , ,

A votar que el año se va acabar.

Una de las cosas buenas de la cultura blahg es que hacer un balance del año dejó de ser una de estas actividades solteronas y deprimentes que inevitablemente terminan en el popular :"Ojalá el próximo sí ___" (el ___ se llena con arreglar el techo, reconocer a los hijos, terminar la primaria, conseguir marido, deshacerse del mismo, sacarse las muelas, vengarse del jefe, etc.) Ahora uno puede realmente concentrarse en el tema o los temas de su predilección y sacar una lista de lo que más le gustó o de lo que más odió. Se pueden hacer Ranking públicos y todas esas vainas que la verdad alegran el esqueleto y como que le dan a uno la sensación de que el tiempo sí pasa y de que el mundo se mueve. Lo bueno de hacer un balance acá en el blahg es que implica, como con cada entrada, abrirle la puerta a los demás... ehh... claro que sobre todo implica poder preguntarles que opinan a los visitantes visibles e invisibles. Digo para saber que uno no esta MFT (Haciendo del 1 en el espacio adyacente a un receptáculo). Así que pueden ir votando por sus recomendados en las categorías de mejor película, mejor película inspirada en cómics, mejor cómic en general, mejor comiquero, mejor video youtube, peor partido del mundial y mejor insulto a la hermana de Materazzi (como por no dejar).

Creo que no van a votar más de cuatro gatos, pero son cuatros gatos queridos!




, , , , , , , , , , , , , ,

6/12/06

La reseña de "The Sandman Papers" (primera parte)

El libro estaba dando vueltas por mi casa desde hace rato hasta que un par de días atrás me quedé sin revistas nuevas y después de acabarme otra vez el Jimmy Corrigan de Chris Ware(¡esto pasó antes de LOCAS!) me puse a leer The Sandman Papers, una colección de ensayos editada por Joe Sanders sobre The Sandman, el cómic que Neil Gaiman hizo para la DC Comics entre 1988 y 1996. La idea del libro me llamó mucho la atención sobre todo porque yo sigo considerando la posibilidad de seguir mirando el arte secuencial desde la academia. Este conjunto de lecturas me daría pistas sobre el tipo de análisis que se está haciendo de algunos de los exponentes más importantes e interesantes de la historieta.

Cuando apoyé la cabeza sobre la almohada doble, cuadré la lámpara y me puse a leer, esperaba encontrar un estudio jucioso, relevante y muy sugerente sobre The Sandman, un serie que desde la época de literato en la universidad había querido analizar pero que nunca lo hice por miedo a no tener los conocimientos suficientes como para hacerle justicia. Después de los prefacios del caso (que incluyen una incómoda introducción de Neil Gaiman) y un par de ensayos, mi cabeza estaba apoyoda en una sola almohada, la lámpara etaba apagada y el libro voló por lo aires. Así ha sido desde hace unos días. Voy por la mitad del libro pero hasta ahora no he encontrado ninguna monografía que me descreste (por eso esta es la primera parte de la reseña).

Me explico. The Sandman Papers hasta ahora no ha estado a la altura de mis expectativas. Ya acabé con todos los ensayos sobre episodios específicos de la serie y la verdad no me han dicho nada fuera de lo común. Voy nombrar los que menos me han gustado: En "The origin of The Sandman" de Keith Murphy se plantea como un recorrido por los antecedentes de la obra pero creo que la tarea no está completa porque el analista se limita a pensar la obra en términos de la literatura de horror sin rastrear sus rasgos más interesantes como por ejemplo el hecho de que la serie rompe con todo el horizonte de expectativas de dicho género o su naturaleza meta textual (un libro sobre libros, una ficción sobre como funcionan las ficciones). Por su parte, "A game of you- yes, you" de David Bratman parece una conversación telefónica transcrita. El autor hace una defensa de uno de los volúmenes menos atractivos de la serie a punta de opiniones personales y puntos de vista más retóricos que analíticos. Por último, en "Illusory Adversaries?", K.A. Laity intenta hacer una crítica feminista de The Kindly Ones que no funciona porque la autora parece estar exigiéndole a la obra un compromiso político que nunca pretendió ni anunció tener. Así, el ensayo se plantea a partir de una pregunta falsa porque su respuesta no solo se sobrentiende sino que tampoco genera nuevas preguntas. En general me molesta que se confunda una lectura de género con una competencia de "mujeres contra hombres" que no aporta nada al estudio de la obra. Resulta que en vez de ver como Gaiman plantea los roles de género en la "ficción occidental" en términos novedosos -y visuales- para criticarlo, Laity se queda en una comprensión demasiado superficial.

Esta lectura parcial me confirmó lo difícil que es entrarle a The Sandman pero lo bueno del libro es que sienta un precedente y le aporta a los futuros estudios un punto de partida. Por lo pronto, voy a leerme la segunda parte en la que supuestamente se reúnen ensayos sobre la totalidad de la obra y su relación con otros textos. El que más me llama la atención es uno escrito por Leonora Soledad Sousa e Paula y trata sobre la relación de la serie con la obra de Borges. Vamos a ver que pasa... deseen me suerte.



, , , , , , , ,

Enjoy the joy

Hoy soy un comiquero más completo que nunca. Me llegó un regalo de navidad anticipado que no me esperaba y que me ha producido una alegría inmensa. Como es lógico, mi reacción electrónica fue hacer una entrada únicamente para chicanear. Resulta que desde ayer por la tarde soy el orgulloso dueño de LOCAS, la antología que sacó Fantagraphics el año pasado con todas las historietas de Jaime Hernández en Love & Rockets. Son más de setecientas páginas así que lo que tengo en material de lectura sobre todo ahora que parece que el invierno va empezar y la ida a la tienda de historietas se está traspapelando. Además creo que está bien tomarse un descanso del escapismo enmascarado para volver a un lectura con satisfacción garantizada.

, , , , ,

4/12/06

El hombre araña y la mujer rasguña II

El tema de las mujeres en los cómics de superhéroes me tiene cada día más obsesionado. Cada vez me molesta más ver las portadas de Wonder Woman en las que el personaje aparece en actitudes de sumisión. El otro día me encontré con el blahg Occasional Superheroine, que cuenta la forma como Valerie D'Orazio, un editora de comic books, se hartó del mundillo de las viñetas. La lectura de la página es interesante aunque a veces es medio desordenada y con demasiadas referencias internas. Vale la pena la visita porque ella plantea varios de los temas que por estos días están rondando la red que van desde casos de acoso sexual dentro de la industria hasta una serie de voces que claman por que el mainstream norteamericano sea realmente diverso. Lo cierto es que el medio comiquero de las dos grandes editoriales es bien agresivo para las mujeres sobre todo porque se asume que el único público posible de sus revistas son hombre blancos de edad y capacidad adquisitiva medias. Drake Cómics recomienda su lectura porque me parece interesante pensar en la forma como esos cómics de la infancia con los que aprendí a leer son una fiesta a la que solo estaban invitadas unas pocas personas.

Por una de esas cosas de la vida, DC Comics planea lanzar una línea de cómics para niñas adolescentes llamada MINX. Según ellos, el 2007 será el año de as mujeres en los cómics...



Update (05-12-06): Ha habido varias reacciones a MINX con varias críticas interesantes y muy válidas. En esta entrada se pueden hacer una idea.


, , , , , ,


3/12/06

IVArofobia, la novela

Ahora resulta que en Colombia, los libros y otros materiales de lectura serán grabados con un 10% de IVA. Hay un grupo de personas recolectando firmas para ver si se puede frenar en esta página. A mí el link me lo mandó una conocida de hace muchos años así que no puedo asegurar nada sobre quienes están detrás del asunto pero la gente que está en el país podrá comprobar su autenticidad porque espero que los medios le pongan atención al tema. Para el caso de la historieta, el gobierno colombiano nos ignora casi totalmente y la importación de material de otros países llega con impuestos de todas maneras porque en vez de entrar en la categoría de libro, el cómic es considerado un material de entretenimiento de la misma calaña que las sopas de letras y las fotonovelas pornográficas. La cosa es tan triste que el único apoyo que recibimos los comiqueros tricolores de los estamentos oficiales es una convocatoria de pipiripao que no entrega premios reales y que tiene como límite de edad los 25 años. Creo que me salí del tema... Ojalá la campaña y las iniciativas asociadas funcionen como para no darle a la industria una estocada más.

¿Cuánto paga el porno nacional... digamos una Selena Spice?

UPDATE(de la mañana siguiente): Me cuenta J. en los comentarios que la pelea se dio con éxito y se solucionó hace unos días pero la noticia pasó de "agache". Manda a esta nota. Ojalá escriba alguien más diciendo que la actitud del ministerio de cultura frente a los cómics cambió radicalmente en el último año y que la cosa está viento en popa, que ahora hay ayudas y reconocimientos que dignifican el trabajo secuencial... sí, como no.

, , , , , ,

Youtube no tuvo la culpa III

Me permito revivir esta sección, que hasta ahora sólo había tenido dos entregas, para hablar sobre la despachada racista que hace unos días se pegó Michael Richards, actor que interpretaba a Kramer en la serie Seinfeld. Resulta que el tipo estaba trabajando en un Cahmedy Clahb de Los Ángeles y de pronto se le soltó el taco porque, según él, unas personas de la audiencia lo estaban molestando o, según las personas, porque estaban haciendo ruido mientras se sentaban. El hecho es que el hombre empezó a echar unos chistes-comentarios contra los negros y los latinos que hicieron que algunos de los afectados le empezaran a responder hasta que se soltó la furia del dios padre ahí sí fue Troya. Richards repitió a los cuatro vientos la N-word y aunque por un momento intentó darle la vuelta a su salida con el cuento de "qué impacto que tiene esta palabra", los ánimos ya estaban muy caldeados y la gente ya se estaba fuera del bar.

Acá les dejo el ataque de ira:



Después del "incidente", las reacciones no se hicieron esperar: los insultados contrataron un abogado, los youtubers inundaron la red de opiniones, apareció un capítulo perdido de Seinfeld, algunas personas tradicionalmente pendejas dieron buenas opiniones, Britney Spears quemó su último par de calzones y Richards salió a pedir disculpas en el programa de David Letterman. Les dejo este último video que tiene un par de cosas bien particulares: cuando el actor empieza a hablar, la audiencia esta muerta de la risa hasta que Seinfeld les recuerda que no hay nada de que reirse; al final del clip, Richards comenta que lo más extraño es que él ni siquiera es racista... Mickey, mick, Kram, K-Man, Cosmo, nené, amiguito sí lo eres.



El de la foto es el verdadero Kenny Kramer a quien nadie le ha preguntado su opinión pero igual él la dio en su página. Como fanático absoluto de la serie solo tengo que decir que esta salida me deja la misma sensación que me dio Worcester cuando la comparé con lo que pensaba que me iba a encontrar. Como que se mostró un lado que había quedado oculto pero que no ha dejado de existir. Por lo menos, el comediante no puede salir con la disculpa de "es solo un chiste".

, , , ,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails