2/6/08

Cómics que me habrían encantado a los 17

Para llegar a la conclusión que le da título a esta entrada no tuve, ni siquiera, que leer los cómics de los que voy a hablar. Su presencia en la estantería con las figuras sombrías de sus protagonistas en la portada, mirándome desde sus respectivas poses de héroes misteriosos e imponentes con un toque de corazón disfrazado de oscuridad (y viceversa) me lo dejo clarísimo. Y como el mood comprador de la tienda de historietas tiene mucho de nostalgia, me los traje para la casa con la escéptica esperanza de que fueran un poquito más que el equivalente de un sonajero en manos de un adolescente. Yo sabía en que me estaba metiendo y no obtuve nada distinto.

Para ser justos y bajarle un poquito a la prepotencia, los dos cómics elegidos tienen excusa para ser tan noventeros: Rex de Daniel Zezelj fue publicada originalmente en 1995 y Jelley Jones es un hijo de su tiempo.

Rex de Daniel Zezelj. Decir que este cómic comparte la misma sensibilidad de Sin City de Frank Miller sería desconocer el hecho de que son básicamente lo mismo. Un policía honesto injustamente acusado de crímenes que no cometió sale de la cárcel para acabar hasta con el nido de la perra (su ex-esposa) y finalmente lo hace. El dibujo es una mezcla de Simon Bisley en su mejor momento con Frank Miller en Ronin. Desde el artista de Rex hasta el Zezelj de nuestros días hay cientos de páginas de exploración y profesionalismo, sin embargo, su talento es fácilmente reconocible. Este cómic es perfecto para las almas impresionables con deseos de encontrar un ídolo.

Batman: Gotham after midnight de Steve Niles y Kelley Jones. El estilo de Kelley Jones marcó una nueva etapa en mi gusto por los cómics. Gracias a su trabajo en Batman: Red Rain en los noventa, me empecé a obsesionar con el hombre murciélago y por las imágenes llenas de zonas oscuras. Jones despertó algo en mí que hizo que pudiera disfrutar de gente como Jae Lee, Bill Sienkiewicz o el Miller de Sin City o, incluso, Mignola. Con su regreso a Ciudad Gótica pensé que Jones, por el simple hecho de que han pasado unos diez años mal contados desde sus días de gloria, habría tenido que cambiar su estilo aunque fuera un poco. Pero no. Gotham after midnight parece salida de una cápsula del tiempo enterrada en la Media torta de Bogotá en un Rock al parque. Como será que las imágenes están acompañadas de la típica narración en primera persona en papel de diario muy al estilo de... (sí, adivinaste) Watchmen. No creo que compre el siguiente número porque creo que la coyuntura de la nostalgia no da para más. Sin embargo, si usted tiene el espíritu metalero vivo, esta serie es para usted.

Ask the frog:
Rex de Daniel Zezelj:


Batman: Gotham after midnight #1 de Niles y Jones:


, , , , , , ,

4 comentarios:

GAPEX dijo...

jajaja...espiritu metalero..jajajaja...

TELEFONO 4 dijo...

de estos los mejores son todos los prototipos de superheroes a lo rob liefeld.

elamigolucho dijo...

Gapex,

\m/

Solo para compensar la cosa tengo un hecho que debilita mi metaleridad:
El ringtone con "Walk" de Pantera que una nena de la oficina usa en su celular...

Teléfono,

Creo que Liefeld es el tipo más atacado por los comiquistas de todo este país. Son pocos los que lo defienden y yo no voy a ser uno de ellos.

TELEFONO 4 dijo...

jajjaja si intuia que nadie quiere a rob liefeld y pues en este punto no me gusta, pero cuando era dolescente me mojaba los cucos pues no entendia la diderencia entre Lee, Portaccio, y Liefeld, pero no aguanta atacarlo me hizo feliz pues en ese tiempo no tenia ningun bagaje de ingles y me gozaba los dibujitos de la unica revista de Youngblood que tenia...
si publico americano odienme...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails