28/8/06

La reseña de Museum of Terror Vol. 1 o Shisyastawaman.

Me agradan las ediciones que hace Dark Horse de manga sobre todo porque no parecen estar dirigidas a sus fanáticos fieles y convencidos. El diseño sobrio que han usado en series como Lone Wolf and Cub o The Kurosagi Corpse Delivery, me hace pensar que la intención de los editores es llegarle a un público variado más interesado en seguir una buena historia que en ser el fan número uno o, como se dice en Colombia, el más aficionado de todos. De hecho, los libros en cuestión sobresalen en los anaqueles de las librerías porque son lo únicos que se atreven a salirse de las normas básicas de formato y color que los editores gringos de manga establecieron (¿o copiaron? Puede ser). La técnica es bien funcional porque mientras los demás se las ingenian para llenar los lomos de rayos y centellas, los de Dark Horse con tres bloques de color solucionan el asunto.

El último libro de estos libros que ha caído en mis manos es el primer tomo de la serie Museum of Terror, que recoge la obra de uno de los maestros del horror secuencial, Junji Ito. En vez de ordenar la colección cronológicamente, las entregas están ordenadas por temas y personajes, cosa que me parece apropiada porque ya en este primer número, que tiene obras hechas entre 1987 y 1995, se nota un cambio que bien podría llamarse evolución si Drake Cómics no fuera tan radicalmente antipositivista. En este caso, el tema que une las nueve historias es Tomie, un personaje femenino de terror fascinante. Se trata de una extraña jovencita que no contenta con embelezar enfermizamente a todos los hombres que se le atraviesan, genera una pasión tan grande que sus enamorados siempre terminan cortándola en pedacitos. En otras palabras es una arpía de alto turmequé que además de sus poderes regenerativos depende básicamente de sacar lo peor que hay en cada uno. Mejor dicho, me enamoro, compadre.

Ya sobre el papel, el concepto detrás de Tomie toma distintas formas e interpretaciones que van desde lo más típico a lo más perturbador. Así, las primeras aventuras son protagonizadas por chicos de escuela (sí, yo sé. ¡Cómo siempre!) dispuestos a todo por saciar sus revoluciones hormonales. Esa parte no me pareció especialmente aburrida pero digamos que tampoco fue la locura furiosa. En cambio cuando las historias se salen del contexto estudiantil y la figura de este demonio empieza a adquirir un sentido diferente para cada uno de sus oponentes (un dibujante, un explorador buscando a su hermano o un pueblo aterrorizado por una epidemia de suicidios) el libro realmente se volvió un infaltable.


Aunque en el título de Museum of Terror me hizo falta que usaran la tan anhelada palabras “Horror” (en los cincuenta que prohibió el uso de esta palabra en títulos de historietas), creo que la serie tiene lo que necesita para agradarle a los aficionados al género de la piel de gallina. Litros de sangre, imágenes perturbadoras, una chica mortalmente bonita, ese gusto enfermo por pasar la página (al revés) y esa sensación tan particular que le dejan a uno esas historias en las que el final más feliz posible es la muerte. Definitivamente, muy a gusto.

Antes de irme le mando un saludo salivado a la madre de Gene Simmons quien, respectivamente, le mandó un saludo a los soldados israelís que se metieron al Líbano. Según dijo, él como israelita se siente muy orgulloso de las acciones de su ejército. Pintadito y calladito te ves mejor, Genie. O bueno te veías.

Tags: ,,,,,

20/8/06

Sol, solecito o la reseña de Little Miss Sunshine.

Había que aprovechar de alguna manera nuestra condición de consumidores “pareja latina adulto-joven con capacidad adquisitiva: estudiante”. Alguna ventaja nos tenía que representar estar viviendo en el país del gasto y de las estrategias de mercado. Y por fin se nos dieron las cosas: hace unos días pudimos ver una función gratuita de la comedia favorita del Sundance Festival: Little Miss Sunshine. Yo estaba preparado para cualquier cosa por aquello de que regalado hasta un puño pero gracias a la página y a los pocos promocionales que vi le tenía fe a la película, sobre todo porque todo tenía una fuerte presencia del amarillo chillón. Ese mismo colorcillo que nos convenció de que Kill Bill es buena y de que la Inca Kola es un jarabe para la tos. Pero al final, el seudo-debut de Jonathan Dayton y Valerie Faris como directores de cine no solo llenó mis expectativas sino que las llenó hasta más arriba del techo.

Little Miss Sunshine narra la historia de Olive Hoover (Abigail Breslin), una niña de siete años que debe representar a su estado (Texas) en el concurso nacional de belleza infantil Little Miss Sunshine que se lleva a cabo en California. Para llegar al lugar sus padres, una madre que fuma a escondidas (Toni Collette) y un padre (Grez Kinnear) que sueña con ser autor de un método de auto-ayuda, deciden empacar al abuelo drogadicto (Alan Arkin), al adolescente nihilista (Paul Dano), al tío suicida (Steve Carell) y, por supuesto, a Olive en un viaje de dos días por carretera. De ahí en adelante, lo dejo a tu criterio.


Voy a asumir que a pesar de las distancias geográficas y generacionales que puedan existir entre los lectores de esta entrada, todos hemos visto o por lo menos tenemos alguna referencia de las National Lampoon’s Vacation, esa serie de películas de Chevy Chase y Beverly D’Angelo sobre las vacaciones. En un universo aplanado por el pensamiento mecánico y falsamente metódico de Hollywood podría decir que Little Miss Sunshine es parecida pero lo cierto es que, a pesar de compartir el tema -road movie familiar-, la cinta en cuestión tiene todo lo que a las otras les falta. El viaje de los Hoover de Albuquerque, TX a un concurso de belleza infantil en Redondo Beach, CA está marcado por dosis liberadoras de humor negro, por unos personajes que de lo disfuncionales encantan y por esa extraña sensación de placer que genera un Bus Volkswagen Amarillo al que, por supuesto, toca prenderlo empujado.

Drake Cómics recomienda a manos llenas esta película que generosamente nos presenta la vida de una familia lo suficientemente jodida como para ser interesante en una aventura tan insignificante como fundamental que le revuelve las entrañas al espectador con momentos de mucha tristeza y carcajadas de mandíbula batiente. Creo que lo que más me gustó de la película son unas tres o cuatro escenas que producen esa risa culpable que la audiencia se permite únicamente porque el teatro está oscuro. Gracias al anonimato de la sala y a la compinchería con el desconocido de al lado, el buen humor negro del guión se mezcla con el argumento familiar. Y es que sí, Little Miss Sunshine es una película para todo la familia… pero ¡qué familia!

Por razones obvias no me puedo imaginar la cara del Comandante Cobra cuando se entere que le robaron el protagonismo a Snakes on a Plane.

Tags: ,,,,,

16/8/06

Jason y sus perros excéntricos.

De pasada por Boston por cuenta de los Gnarls Barkley, aproveché para ir a Comicopia, una de las pocas tiendas de historietas de la zona que se atreve a tener una selección medio decente de material no convencional – es decir, de cosas que no incluyan “machotes” en mallas salvando ciudadanos indefensos, o mejor, inútiles. Entre las cosas que pude conseguir sobresale Hey, Wait del noruego Jason que editó Fantagraphics hace unos años. Esta adquisición se complementa con el más reciente lanzamiento en estas tierras de otra obra del autor: The Left Bank Gang. Como de costumbre todos los personajes son perros y en algunos casos especiales pájaros de pico anaranjado, pero en este caso se narra algo bien particular. Se trata de un plan orquestado por Hemingway, James Joyce, Scott Fitzgerald y Ezra Pound para conseguir dinero fácil y sobrevivir en el Paris de principios del siglo XX. Por si acaso la explicación no es lo suficientemente extraña, en vez de novelas y poemas, los personajes son dibujantes de historietas (igualmente quebrados). Hay una aparición de lujo de Jean-Paul Sartre, que me encantó.

La idea de esta entrada es requete-recomendar esta nueva historieta porque aunque pretender descubrir a Jason es como patentar el agua tibia (!), creo que sus intereses creativos han cambiado muchísimo con respecto a Hey, Wait. En The Left Bank Gang encontramos un narrador que aborda lo experimental como una exploración en función la historia más que como un fin en sí mismo. De igual forma, este no es un cómic tipo thriller para pasar una tarde de sol. El noruego ha madurado mucho pero tampoco se ha vuelto un descarado. La experiencia de lectura, el sentido ultra-gráfico de Jason y su avalancha de referencias anecdotico-literarias son para degustar las 46 páginas tomándose todo el tiempo del mundo. En definitiva, una novela gráfica perfecta para visitar varias veces y sacar ideas. Si yo tuviera un taller de historietistas (¡nos vemos en diciembre!), este sería un libro perfecto para dejar por ahí como para que todo el mundo le pegue unas mil hojeadas. Por ahora les dejo un sneak peak de adelanto.

(!)Bueno, pero si Target pudo registrar el símbolo de una diana y McDonalds, “Me Encanta” cualquier cosa puede pasar.

Tags: ,,,

14/8/06

Muere creador de Justo y Franco.

El pasado 1 de agosto murió Bob Thaves, el creador de la serie "Frank and Ernest", traducida al español como "Justo y Franco". Esta tira, sindicada en 1972, alcanzó a ser distribuída en más de 1,300 periódicos a nivel mundial y a ser leída por más de 25 millones de personas diariamente. Thaves fue un innovador del espacio y del formato de la tira cómica haciendo que sus personajes funcionaran bajo premisas bastante flexibles y siempre novedosas. Así, Justo y Franco en sus mejores momentos fueron desde hombres de las cavernas hasta letras de periódico sin que su espíritu se viera afectado o desdibujado. No en vano, su autor recibió tres Reuben Awards a Mejor Escena Dibujada y un Mencken Award a Mejor Tira Cómica. La magia de su trabajo se trató de pasar al mundo virtual con escenas animadas y pueden ser encontradas acá.

En Colombia, la serie aparece en El Tiempo aunque en bastantes oportunidades el contenido de la tira se pierde en traducciones poco acertadas que se quedaban más en lo literal que en capturar el sentido del chiste. Sin embargo, "Justo y Franco" se convirtió en un referente del maltrecho espacio de historieta de dicho periódico que hoy es más un preludio al Sudoku que otra cosa. No quiero salirme del tema pero tampoco puedo dejar de darle palo al hecho de que los cómics podrían ser explotados 517705 veces mejor que lo que hace El Tiempo por estos días en sus ediciones diarias y dominicales.


La palabra secreta de hoy es: SOLLIS.

Tags: ,,,

13/8/06

Gnarls Barkley está muy Crazy.

Hace unos cuantos meses se empezaron a filtrar por internet las canciones de St Elsewhere, el primer disco del duo/proyecto/banda Gnarls Barkley. Desde ese momento, no han dejado de retumbar en la cabeza de quienes los hemos oído al punto de que el single “Crazy” se ha convertido en la banda sonora del verano. Como de costumbre en la Manizales gringa, Boston, el grupo de moda se presentó el viernes pasado en Avalon, un “clab” junto al mítico Fenway Park, casa del Santa Fé del Béisbol, los Red Sox. Por esas cosas de la vida, mi mujer y yo pudimos asistir. Esas boletitas se pagaron completitas porque el show vale mucho la pena. Desde que salieron los artistas vestidos de jugadores de tenis de punta en blanco hasta una versión casi Kraftwerk-iana de Transformers pasando por unas inspiradísimas Smiley Faces, Gone Daddy Gone y Boogie Monster, la noche fue un éxito total que incluso logró sacarle una que otra sonrisa al gélido público de Nueva Inglaterra.

El grupo está conformado por su líder absoluto Danger Mouse, productor del segundo álbum de Gorillaz, y por el rapero de Atlanta, Cee-Lo. En este tour los acompañan tres coristas XS tipo tatoo, un guitarrista sobreactuado, un bajista sobrio (por lo menos en actitud), un baterista, unos teclados y una sección de cuerdas que cuando no toca se roba el show con su baile (especialmente en Boogie Monster). Lo mejor es que como solo tienen un disco, tocaron el repertorio completo y quedó tiempo hasta para unos covers sorpresa de lo más particulares. La vibra del show es bastante buena porque además de la música, Cee-Lo es una figura bien particular que tiene esta actitud mitad rapero mitad soul-man que es maravillosa. Un detalle que no puedo dejar pasar: justo al comienzo, Cee-Lo, muy acorde con la propuesta de la banda, anuncia que Gnarls Barkley no pudo venir y que los reemplazantes son ellos, el grupo Love 40. Definitivamente, con ese pop pa'que juguetes.

Hacer un gran disco, es bueno. Pero meterse en la memoria de su servidor disfrazándose de Wayne's World y tocando un cover de Violent Femmes, es mucha belleza.

El telonero de la noche fue nada más y nada menos que Mike Patton (Faith no More) con su nueva banda Peeping Tom. En teoría suena increíble, yo sé. Pero la verdad sentí que el tiempo ha pasado y que este man sigue haciendo lo mismo de antes pero ya no se mueve enloquecido como antaño. Fue más bien raro y como que con la avalancha de funky pop que se venía, se notaron más las carencias. Digo, con todo respeto porque Faith No More sigue aquí en mi corazón pehhhro…

También en la banda sonora de este verano hay que incluir un poco de The Warning (el nuevo disco de Hot Chip), The Racounters (que veré en septiembre si antes no nos cae un pedazo de puente encima) y su toque de Be Your Own Pet. Esta selección habría sido imposible sin las indicaciones del Texto Sonoro.

Tags: ,,,,

8/8/06

La animación en blanco y negro continúa

Dando vueltas por ahí me encontré con un estreno que pinta bastante bien para el mes de septiembre. Se trata de The Renaissance, una película francesa animada (seguramente hecha con la técnica del rotoscopio) dirigida por Christian Volckman. Esta historia de ciencia ficción ambientada en una ciudad de París futurista (2054) controlada laberínticamente por la compañía Avalon, fue estrenada en Francia el marzo pasado y sólo hasta ahora y con distribución restringida, se verá en Estados Unidos. Puede que a primera vista parezca una propuesta visual demasiado cercana al estilo de Sin City pero creo que la diferencia temática y el manejo un poco menos Pulp de la cinta francesa prometen una experiencia visual distinta. Sin embargo, es claro que este tipo de proyectos logró hacerse realidad gracias al éxito de taquilla de la criatura de Miller y Rodríguez que por cierto estrenan la segunda parte el próximo año con la actuación de esa auténtica artista humanista que Dios nos puso en la Tierra bajo el nombre de Angelina Jolie -Dijo elamigolucho enarbolando su puño amenazante contra el cielo.

Mi primera sensación es que la historia parece sacada de un cómic o por lo menos en algún medio parecido pero al parecer el concepto es "original" de Volckman. Debo aclarar que no lo pongo entre comillas porque tenga algo en contra del director sino porque para mí esa idea de la creación espontanea es una tontería. La página oficial para los Estados Unidos (Miramax) es esta, la francesa está acá y el trailer se puede ver en esta página.


Ya que pasamos por el tema de Frank Miller, el otro día leí un comentario de Grant Morrison sobre Dark Knight Returns que me aclaró muchas cosas. El escocés estaba hablando sobre los ochenta y afirmó (palabras más palabras menos) que para él era difícil calificar esa obra porque su posición política de avanzada liberal e izquierdoza le impide disfrutar de un cómic tan de ultra-derechista. Yo hasta hace unos años pensaba que el bati-fachismo era una especie de parodia distópica crítica de la figura del superhéroe al estilo de Watchmen pero al parecer ese nivel de lectura era totalmente accidental. ¡Y pensar que mi tesis de literatura iba a ser sobre ese tema! Me siento como uno de esos personajes que, después de terminar con una chica mala-vibra, se da cuenta de que todos sus amigos sabían que esa tipa era fatal. Todo el mundo se daba cuenta menos yo.

Ahora sólo queda esperar hasta septiembre 22 y ver que tal resulta The Renaissance.

Tags: ,,,,,

The Industry o el manga EMO de una adolescente comiquera

Dentro de las revistas que volvieron a la superficie de mi pequeña colección de historietas worcesterianas gracias a la mudanza, me dio gusto reencontrarme con The Industry de Kiki Jones, una publicación que compré en el Art Festival del MoCCA. A pesar de que yo soy, sin lugar a dudas, la antípoda del público de la revista, decidí darle una oportunidad como por no dejar. Además creo que la autora me recordó tanto a la Kiki de El Drake como a Melissa, una de esas extrañas ñiñas a las que les gustan los cómics. Después de leerla, me dejó una sensación agradable. En lo personal no me interesan las aventuras de un grupo de goth pop rock que debe enfrentarse a la enemistad de otra banda rival. Lo cierto es que me agradó por lo que significa. Esta adolescente no le habría dedicado horas de trabajo a una historieta si los únicos cómics a su alrededor fueran superhéroes, vampiros rodeados de chicas en bikini o adultos aburridos deprimiéndose. Duelale a quien le duela, el bichito secuencial pudo desarrollarse gracias la invasión del manga. La misma que hace que en la sección de Graphic Novels de las principales librerías del país tengan más obras de Clamp que de Geof Johns o, incluso, de Kevin Smith.

Ojalá que los creadores de cómics inspirados por dicha revolución no cometan los mismo errores de otros que tradicionalmente se creen los poseedores de la verdad revelada. Si bien muchos de los freaks occidentales del manga tienden a convertir el estilo de su predilección en una especie de fórmula sagrada que copian hasta el cansancio, la sinceridad creativa de Jones me convenció y me hace pensar que el producto de la invasión japonesa será algo más que los cientos de métodos idiotas de "Como dibujar manga". No le recomiendo The Industry a mis contemporaneos (modelos hasta el 82, 83) porque todo ese cuento del EMO es una clara brecha generacional pero tal vez las hermanas menores lo puedan disfrutar tanto como para animarse a hacer sus propios cómics. Creo que este Blog lo leen puros adultos en proceso de envejecimiento, pero igual lo voy a decir: ¡Chicos, Chicas, no pierdan la plata en la academia de Manga! Suelten ese manual y usen esa plata para comprar historietas porque leyendo es la única forma de aprender a hacer cómics. El estilo vendrá por añadidura.

Las imágenes usadas son de Kiki Jones.

3/8/06

Independent Alan Moore

Por si acaso alguien se estaba preguntando la razón por la que tenía este espacio medio abandonado, debo aclarar que todo se debió a que nos estabamos mudando. A pesar de la ola de calor que justo le dio por pasar por estos lares en los días del trasteo, ya logramos pasar nuestras cositas a este nuevo techo. Ahora empieza la fase del desempaque. Con ella se reactiva el Drake Cómics y se acaba la espera (Ver imagen).

Desde hace varios años, yo dejé de entender el criterio editorial de la revista Wizard, una especie de People del mundo de las historietas. No es mi intensión discutir las carencias de la publicación porque ya sé que ellos no entienden lo que hago y yo no entiendo su forma de pensar. Pero en la edición de este mes me encontré una cosa que me gustó mucho y quiero compartir con ustedes. Resulta que por estos días se lanza al mercado Lost Girls, el nuevo proyecto de Alan Moore con dibujos de su futura esposa, Melinda Gebbie. La cosa pinta bastante bien porque son tres historias pornográficas protagonizadas por Alicia, Wendy de Peter Pan y Dorothy del Wizard of Oz, respectivamente. Gracias a la promoción de los libros, Moore le cedió una entrevista corta a la gente de Wizard, más específicamente a un tal Alejandro Arbona. A pesar de las preguntas pendejas del tipo, el guionista inglés se botó una perla excelente. Cuando le preguntó el genio de Arbona si volvería a Marvel, Moore se fue lanza en ristre con la siguiente frase: "Realmente ya estoy cansado de las grandes Compañías de Cómics Estadounidenses. Probablemente, esta industria se beneficiado más de su relación conmigo de lo que yo me he podido beneficiar de mi relación con ellas." Yo sé que hace unos días, en la entrada sobre los Eisner, dije que Moore ya tenía demasiados premios y lo sigo sosteniendo pero creo que le hace falta uno: El Drake Cómics a la Frase "In Your Face" de la Semana.


Tags: ,,,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails