30/7/06

The Simpsons, la película... ¿para QUÉ?

Hace 15 años, la San Diego ComicCon servía para que un relativamente pequeño grupo de adultos frustrados y adolescentes con ganas de hacerse millonarios haciendo historietas se reunieran en torno al medio que los apasionaba. Hace 10 años, servía para que celebridades de poca monta o héroes de programas infantiles de décadas pasadas (que en muchos casos eran la misma cosa) pudieran hacer un dinerito extra vendiendo fotos y mercancía tipo gift shop. Hace 5 años, la "convención de cómics más grande del mundo" (no es verdad pero buehhhno) se convirtió en una de esas farsas seudo-turísticas en la que los inocentes consumidores estadounidenses pasaban un fin de semana expuestos a cuanto producto mediático se pudieran imaginar: juegos, películas, superhéroes, chicas, star wars, juguetes, figuras, más chicas, animación, etc.

Hoy por hoy, la San Diego ComicCon se trata de todo menos de cómics al punto de que las noticias que se desprenden de ella tiene que ver más con televisión y cine que con historieta. Si bien en años pasados la entrega de los Eisner o las conferencias de dibujantes o escritores importantes eran el marco central, ahora estos son pequeñas hormigas espichadas entre los stands de las superproducciones del verano próximo. Entre la lista de las cintas tiqueteras se destaca la nueva versión para la gran pantalla de los Simpsons, un programa que aunque ocupa un lugar muy profundo en mi corazón, debió acabarse hace por lo menos cinco años si no más. ¿Realmente hace falta un película de la primera familia de la animación? ¿Qué vamos a ganar los fans de toda la vida con ver a Homero en pantalla gigante? ¿Vamos a dejar de hacernos los bobos con todo lo que pasa a nuestro alrededor, vamos a cansarnos de una vez por todas de la TV idiotizante que repite la misma fórmula temporada tras temporada? ¿Será que cuando Bart haga de las suyas y Lisa lo ponga en perspectiva, el mundo mandará a la mierda a tanto Lost, 24, CSI y Padre de Familia, todos programas que parecen escritos por personas con un lapso de atención de 0,5 segundos y el criterio de George Bush?



Sinceramente, creo que no. Creo que con The Simpsons la película se va terminar de enterrar al que alguna vez fue el mejor programa de televisión del mundo. De pronto si me lo hubieran preguntado a la altura de la sexta o la septima temporada, habría dicho que ir a la gran pantalla era el paso lógico de un concepto que iba a transformar los medios para siempre, pero ahora, después de haber visto a la audiencia arrodillada a los pies de tanta basura, tengo que decir que la película de los Simpsons es una de esas aberraciones de la mercadotecnia como Shakira o el grupo Magneto. La verdad duele pero Los Simpsons se parecen cada vez más a las ovejas negras de la familia: a Jessica y Ashlee.

Por si acaso, acá están los videos que se presentaron en San Diego con risas del público como para que no tengamos que preguntar ni cuando estar felices ni cuando aplaudir. Veánlos y diganme si no queda la sensación de que son chistes y situaciones repetidas.

Además de este de abajo hay otro que los pueden encontrar acá (no lo pongo porque no me gustas los blogs que son tiras y tiras de youtube. También está el trailer que apareció hace unos meses en el superbowl acá.



Tags: ,,,

28/7/06

A Scanner Darkly o la fidelidad más transparente

Hace unos días me fui a ver A Scanner Darkly, la nueva película de Richard Linklater que es una adaptación de la novela del mismo nombre escrita por Philip K. Dick en 1977. Esta cinta generó muchas expectativas entre los fanáticos furibundos del autor californiano ya que la producción prometió solemnemente respetar a cabalidad el espíritu del texto original, cosa que no suele ocurrir ni en Hollywood ni con las adaptaciones de la obra de Dick. En el caso específico de esta novela, la fidelidad era importantísima porque se trata de uno de los títulos más intimistas del catálogo del escritor de ciencia ficción en el que retoma experiencias propias y de amigos alrededor del consumo de drogas. Otra particularidad de la cinta es que al igual que en Waking Life, Linklater utilizó la técnica del rotoscopio para darle un efecto único a la dudosa realidad en la que vive Bob Arctor/Fred/Bruce (el protagonista). La película está bastante buena y vale la pena hacer el esfuerzo de verla así tenga que ir hasta el último rincón de su respectiva ciudad porque en mi opinión esta es una cinta muy poco usual tanto por su propuesta visual como narrativa. Si ni la obra de Dick, ni el nombre de Linklater, ni la ciencia ficción, ni el tema de la vigilancia y el control, ni la lucha contra las drogas son elementos que le llamen la atención puede que le atraiga el hecho de que esta es una de las adaptaciones más literales de todos los tiempos al punto de volverse demasiado fiel. A scanner Darkly es la película recomendada de Drake Cómics para estos días.

El reparto de esta película parece una cita con viejos amigos: Woody Harrelson (como Luckyman), Robert Downey Jr. (Barris), Keanu Reeves (Actor/Fred/Bruce) y Winona Ryder (Donna) son caras contundentes en la pantalla que gracias al efecto de la animación dibujada sobre lo filmado (rotoscopio) logran perder ese protagonismo que, sobre todo en el caso de la chica, los tenía encajados en cierto tipo de papeles. Bajo la máscara del dibujo se logra un efecto renovador casi de cartooning que hace que los personajes se apoderen de la película y adquieran fuerza propia. Incluso a pesar del hecho de que Downey Jr. hace una interpretación muy suya de James Barris (el compinche Rasputín del protagonista) que, para mí, se debe más a los parecidos que tiene el personaje y el actor. Incluso en nombre de Linklater que hizo vainas como Dazed and Confused o Slacker o Before Sunrise parece volver del universo paralelo del recuerdo juvenil para mostrarnos una cara más seria y menos anecdótica. Como si la obra de Dick le diera todo lo que le falta al hombre para hacer un cine más “a largo plazo”. No sé… estoy diciendo bobadas, pasemos al siguiente párrafo.

Sin duda uno de los elementos más representativos de A Scanner Darkly es el traje que debe usar el personaje de Reeves cuando actúa como policía. Se trata de un mameluco que cubre todo el cuerpo, incluso la cara y las manos, que proyecta imágenes recesivas de personas diferentes para hacer que el cerebro sea incapaz de recordar la presencia de los agentes. En otras palabras, es convertir a los policías en una especie de sombra imperceptible que está sin estar. Este efecto justifica ampliamente el uso del rotoscopio que según el director, fue como hacer dos películas. También hay un par de escenas del cuarto desde el que Fred se vigila a sí mismo (Arctor) que son bastantes buenas.


El proyecto de hacer esta película requería un tipo de producción muy particular porque si bien Philip K. Dick ha sido adaptado muchísimas veces, en este caso el transcurrir de la novela es bastante cansino y tiene pocos momentos que se pueden transformar en legendarias secuencias de acción. Si se hiciera el ejercicio de exagerar el texto original para convertirlo en algo más “convencional” el resultado final sería más parecido a un remake de los Tres Chiflados que a alguna de esas fantasías cocainómanas de la testosterona de Tom Cruise. Por fortuna detrás de todo estuvo Linklater que es un tipo capaz no sólo de dormir al mundo con una película como Before Sunrise, sino de volverlo a hacer con Before Sunset. Así, un proyecto que necesitaba un carácter fuerte se hizo a un director radical en sus parámetros que se esforzó por no salirse ni un milímetro de la línea descrita por Dick. De hecho, creo que este es el mayor pecado de A Scanner Darkly, un exceso de fidelidad. Yo sé que parece absurdo que diga esto si tenemos en cuenta que la queja eterna de las adaptaciones es justamente que no respetan en original pero la verdad es que parte del juego de pasar una novela o cualquier tipo de texto al cine debe implicar una transformación argumental y estructural. Las escenas están en el mismo orden que los capítulos, los diálogos son básicamente los mismos y aunque la extensión de la cinta no permite mostrar toda la novela, ninguno de los elementos fundamentales se quedó por fuera salvo un par de líneas adorables de Donna.

Creo que la mejor manera de describir la fidelidad de esta película y porque es problemática es comparándola con una pareja de adolescentes que en vez de estar disfrutando de las mieles de la juventud pasan todo el colegio o la universidad jurándose fidelidad para toda la vida. Por eso el mensaje para Richard Linklater es: “¡Ricky, sal a jugar con más personas, busca otras amistades, desordena la historia, convierte la pesadilla paranoide del policía transformado en criminal en algo tuyo, recontextualiza una historia sobre drogas de los setentas de acuerdo al problema actual del narcotráfico mundial y sus implicaciones políticas! Pero eso sí, gracias por dejarnos el final como era. Muchas gracias."

pd. Soy de los que están dudosos de los resultados de una adaptación de The Spirit a cargo de Frank Miller. ¿Acaso no podemos dejar en paz al pobre Will Eisner? ¿El afán del dinero justifica convertir un universo tan humano como el de The Spirit en una historia de humo y balas común y corriente?

Tags: ,,,

24/7/06

Los Ganadores de los Premios Eisner.

Como de costumbre, el viernes pasado se entregaron los premios Eisner en el marco de la Comic-Con de San Diego. El gran ganador de la noche fue DC Comics que se llevó la mayoría de las categorías más importantes del formato comic-book (Número Individual, Historia Serializada, Serie Limitada, Serie Nueva, Comiquero De Humor, Portadista). Además, recibieron premios más generales como Mejor Antología e Historia Corta -con la serie Solo-, y, Mejor Colección o Proyecto de Archivo en Cómics -por la edición de aniversario de Watchmen-. Por su parte, Marvel hizo acto de presencia gracias a la superserie Astonishing X-Men (Mejor Serie Regular y Mejor Dibujante por John Cassady) pero de resto no se vio sino en esas categorias compartidas tipo Mejor Rotulador. Por su parte, Top Shelf, Alan Moore -ABC- y Pantheon se llevaron dos premios cada uno.

A pesar de todo la premiación no tuvo mayores sorpresas y se mantuvo firme a la tendencia de los últimos años. Fables, Alan Moore, Todd Klein y Kyle Baker parecen ser los únicos autores capaces de convencer a los jueces de los Eisner. Si tuviera que destacar algunos de los datos menos predecibles diría que me llamó la atención a ausencia de Fantagraphics que no ganó ni en la categoría de Mejor Journal -que se la llevó Comic Book Artist- ni en Mejor Antología -otorgada a Solo de DC-. Esta última es la más extraña porque MOME, el nominado de esta editorial, estuvo recibiendo muchísima atención de la prensa en los últimos meses bajo la premisa, muuuuuy discutible, de que en sus páginas incluye a los mejores artistas jóvenes del medio comiquero gringo.

Los Ganadores de los Einer son:

Mejor Historia Corta
"Teenage Sidekick" de Paul Pope en Solo #3 (DC): No me mató el Batman Year 100 que hizo este año, para ese número dedicado a este autor es un verdadero banquete.

Mejor Revista Individual (o One-Shot)

Solo #5, de Darwyn Cooke (DC): Muy recomendado.

Mejor Historia Serializada

Fables #36-38, 40-41: "Return to the Homelands," de Bill Willingham, Mark Buckingham, and Steve Leialoha (Vertigo/DC): Yo todavía no he entrado en la onda Fables porque como que la idea de modernizar a los cuentos de Hadas me parece como trillada. Sin embargo, este año hubo un enfrentamiento con los personajes de la 1001 Noches que sacó chispas.

Mejor Serie Regular

Astonishing X-Men, de Joss Whedon and John Cassaday (Marvel): Es la oportunidad de oro que tienen los fans de los mutantes de leer historias realmente buenas que reinventan y revierten las mejores cosas de los años dorados de Claremont y de Morrison.

Mejor Serie Limitada
Seven Soldiers, de Grant Morrison and various artists (DC): Todavía no me animo a comprala ni a leerla pero suena bien. Digo, es Morrison...

Mejor Serie Nueva
All Star Superman, de Grant Morrison and Frank Quitely (DC): Me encantá y acá está el porqué.

Mejor Publicación Infantil
Owly: Flying Lessons, de Andy Runton (Top Shelf): Personalmente me parece una dosis demasiado alta de ternura y amistad. Me pareció bobísimo, aburridísimo y como que cualquier niño que se crie con eso será un asesino en serie.

Mejor Antología
Solo, edited de Mark Chiarello (DC): ¡Guta, Guta!

Mejor Cómic Digital
PVP, de Scott Kurtz, http://www.pvponline.com/

Mejor Trabajo basado en la Realidad
Nat Turner, de Kyle Baker (Kyle Baker Publishing): La verdad, lo que he leído de Baker no me ha descrestado pero cada quien tiene derecho a su lobby. David B. o incluso Guy Delisle son inmensamente mejores.

Mejor Albúm Gráfico-Nuevo
Top Ten: The Forty-Niners, de Alan Moore and Gene Ha (ABC): Claro, llega el doctor y todos felices pero sería bacano que arriesgaran autores diferentes como Seth o Alex Robinson.

Mejor Albúm Gráfico-Reimpresión
Black Hole, de Charles Burns (Pantheon): Excelente.

Mejor Colección o Proyecto de Archivo-Tiras Cómicas
The Complete Calvin & Hobbes, de Bill Watterson (Andrews McMeel)...

Mejor Colección o Proyecto de Archivo-Comic Book
Absolute Watchmen, by Alan Moore and Dave Gibbons (DC): Vuelve y juega.

Mejor Edición de Material Extranjero
The Rabbi's Cat, by Joann Sfar (Pantheon)

Mejor Escritor
Alan Moore, Promethea, Top Ten: The Forty-Niners (ABC): Con todo respeto: ¡Suficiente!

Mejor Escritor/Dibujante
Geof Darrow, Shaolin Cowboy (Burlyman): Salvo que la serie haya cambiado una barbaridad en los últimos meses, me pareció una colcha de lugares comunes con unos globos largos e inútiles.

Mejor Escritor/Dibujante - Humor
Kyle Baker, Plastic Man (DC); The Bakers (Kyle Baker Publishing)

Mejor Dibujante/Entintador
John Cassaday, Astonishing X-Men (Marvel); Planetary (WildStorm/DC)

Mejor Pintor/Artista Multimedia
Ladronn, Hip Flask: Mystery City (Active Images)

Mejor Portadista
James Jean, Fables (Vertigo/DC); Runaways (Marvel)

Mejor Color
Chris Ware, Acme Novelty Library #16 (ACME Novelty): Hasta que aparece Chris en esta lista, hombre. ¡Qué cosa!

Mejor Rotulador
Todd Klein, Wonder Woman, Justice, Seven Soldiers #0 (DC); Desolation Jones (WildStorm/DC); Promethea, Top Ten: The Forty-Niners, Tomorrow Stories Special (ABC); Fables (Vertigo); 1602: New World (Marvel)

Talento que merece mayor reconocimiento
Aaron Renier (Spiral-Bound)

Mejor Publicación Sobre Cómics
Comic Book Artist, edited by Jon B. Cooke (Top Shelf): No me ha parecido la locura pero tiende a ser más interesante que The Comics Journal que le dedica la mitad de sus páginas al publi-reportaje.

Mejor Libro sobre Historietas
Eisner/Miller, edited by Charles Brownstein and Diana Schutz (Dark Horse Books): A mí este libro me dejó muchos vacíos y la verdad no me mostró un diálogo profundo sino más una serie de viñetas cortas de la brecha generacional entre los de antes y después de la Guerra Mundial. Claro que acá fue donde se empezó a notar bastante que Miller es mucho tilín-tilín y pocas paletas.

Mejor Diseño
Acme Novelty Library Annual Report to Shareholders, designed by Chris Ware (Pantheon)
Little Nemo in Slumberland: So Many Splendid Sundays, designed by Philippe Ghielmetti (Sunday Press Books): Definitivamente, muy buenos los dos. Desde que salió el proyeto de Little Nemo se sabía que algo se tenía que ganar porque la verdad es de lo mejor que se ha hecho con ese tipo de material de gran formato.

Salón de la Fama:
Selección de los Jueces: Floyd Gottfredson, William Moulton Marston
- Vaughn Bodé
- Ramona Fradon
- Russ Manning
- Jim Steranko

Other Awards presented:
Bob Clampett Humanitarian Award: Calvin Reid
Russ Manning Promising Newcomer Award: R. Kikuo Johnson (Night Fisher) ¿?
Bill Finger Excellence in Comic Writing Award: Harvey Kurtzman, Alvin Schwartz (el creador del mundo Bizarro)
Will Eisner Spirit of Comics Retailing Award: Zeus Comics (Dallas, TX)

Tags: ,,,

21/7/06

Jefe O'Hara #2 (Fri Online Vershon)

Hace como un mes y medio anuncié en este mismo espacio el regreso de la revista Jefe O'Hara , un proyecto nacido en Bogotá el año pasado, que ahora echaría raíces de nuevo en los Estados Unidos. La mala noticia, o la nota desagradable o el pero que no falta era que si bien la edición original de la publicación contó con un grupo de dibujantes expertos, los dibujos del nuevo número estarían a cargo de mi persona, de elamigolucho, en otras palabras de un guionista que no sabe dibujar una línea recta. Como se dice popularmente me eché al agua. Finalmente, la revista se publicó y me sirvió como carta de presentación en el pasado Art FEstival del MoCCA de Nueva York.

Hoy me descaré completamente y debido a la insistencia de algunos amigos tengo el gusto de ofrecerles la versión blog de esta historieta que me ha traido muchas satisfacciones. Antes de que pasen a verla debo advertirles que yo no soy un dibujante experto ni pretendo serlo y que este fue un experimento que hace parte de un trabajo en proceso. En este caso, los textos están en inglés pero la verdad usé un vocabulario bastante limitado así que no creo que sea un problema para quienes pasamos más de 15 horas semanas en el bilingüismo de internet. Así que sean bienvenidos... sólo tienen que hacer Click Acá o en la imagen de abajo.



Tags: ,,,,

19/7/06

El piloto de Screw-On Head de Mike Mignola.

Hace un par de días me encontré en Newsarama con una entrevista con Brian Fuller, uno de los encargados de hacer la adapatación televisiva del personaje de Mike Mignola, Screw-On Head. Resulta que hace poco se estrenó el piloto de la serie que muy apropiadamente está planteada como una "comedia sobrenatural". La idea del canal SciFi es presentarle esta "probadita" gratis al público para evaluar las probabilidades de éxito del producto. Yo como buen consumidor de historietas y asociados me vi el capítulo completo y como para no dejarlos sin nada contesté una encuesta -con un tono bastante positivo porque espero que la serie sea una realidad.

Este personaje, que dentro de la tradición de Mignola es un agente federal de lo sobrenatural gringo al servicio de Abraham Lincoln, que por supuesto no es otra cosa que una cabeza robótica que se atornilla en diferentes cuerpos. Este personaje fue estrenado hace un par de años en un "one-shot" titulado "The Amazing Screw-Out Head" que tuvo un recibimiento de lujo entre los fans del dibujante convertido en guionista y editor. Sin embargo, el hombre no participó del proceso de producción del programa y se dedicó a firmar donde tenía que firmar para atraer a los freaks. También dentro de los nombres que sirven para impulsar la serie está el Cory Feldman de los perdedores Paul Giamati quien aporta la voz del personaje principal. A pesar la fuerte presencia corporativa en el proyecto, el producto final resultó ser bastante bueno y vale la pena echarle una miradita acá.


También la página del SCiFi Channel me encontré con una de estas perlas que hacen que tantas palpitaciones valgan la pena: a finales der julio se estrenará el reality "Who wants to be a Superhero?" (¿Quién quiere ser un Superhéroe?). Este nuevo show tendrá como presentador a nada más y nada menos que al todero mayor, a la joyita de Stan Lee. La idea central es reunir a 11 superhéroes - o mejor personas con demasiado tiempo libre- en busca de un ganador final cuyo personaje será "inmortalizado" en su propia historieta. Yo ya tengo mi favorita: Fat Momma, la heroina de los gorditos que recarga su energia con comida basura. El programa es bien desastroso pero si la idea es ver gente haciendo el ridículo, esto es perfecto. Las audiciones se pueden ver acá pero debo advertir que se van a encontrar con gente desequilibrada. Estas personas dicen cosas que por su alto nivel de estupidez no deben ser tomadas en serio porque pueden causar una fuerte depresión. Entre los destacados debo mencionar a un Gorilón musculoso que admite ser el autor del proyecto de destruir el Medio Oriente... Eso me recuerda esta joyita que me encontré en pleno campus de la publicitada universidad de Harvard. ¡Estamos en manos de una manada de desgraciados!


Tags: ,,,

13/7/06

Más links de Cómic Colombiano.


Extraño muchas cosas de Bogotá. Hace unos días mis papás me mandaron uno de esos tamales enlatados que uno siempre mira sospechosamente en el mercado pero que estando acá saben delicioso. Me di cuenta de que acá las vainas sí que saben diferente, o mejor, no saben a nada. El cuento ese tan Hollywood de que el pollo no tiene sabor específico, puesto en el contexto de una ciudad mediana gringa, es absolutamente cierto. Como será que la rodaja de zanahoria tan característica del tamal colombiano, nos supo más que cualquier cosa que hayamos probado en los últimos meses.

Hace un rato recibí un mail de Inu, un historietista capitalino bacanísimo, en el que anuncia el estreno de la Colombian Trash #11. La distribución es gratuita y amiguera por eso creo que la mejor forma de hacerse a una de estas revistas es visitando el blog de él que le aporta una dosis de sick cartooning a la vida cotidiana como las gotas amargas al pisco sour. Es decir un toque sensacional.

Ya que estamos en el tema se abrió un blog que se llama Ilustración en Colombia en el que, como su nombre lo indica, se habla sobre algunos de los exponentes gráficos del tricolor nacional. Aunque el diseño de la página parece la pesadilla de un disco duro al estilo TRON, algunos de los links que aparecen no sobra visitarlos.


Para terminar, claro que hay otras cosas que no extraño para nada de Bogotá: los buses ejecutivos y los colectivos del demonio, las colas de los bancos, la abundancia de trabajos dignos, la bondad de carácter, los almacenes Éxito y, sobre todo hoy, el hecho de ser un comiquero en Colombia... Lo más extraño es que no lo digo porque allá sea imposible llegarle a un público amplio - cosa que con Camilovsky y Auricular18, logramos - o porque los lectores no sepan diferenciar un monacho de MAUS -no les he preguntado- o porque lo único que parezca interesarle a los medios noticiosos sean las notas de color con el Freak de turno. Ni siquiera lo digo porque al Ministerio de Cultura le importe un comino el arte secuencial del país y lo mire como una de esas expresiones jóvenes pintorescas que no les representa ningún interés real. Lo digo porque entre la gente que conforma ese mínimo grupo de personas dedicadas a las viñetas hay más ego que trabajo. Lo que me desagrada es saber que apesar de lo precario de la situación los creadores nacionales parecen tener una tendencia natural a ser mezquinos y avaros con lo que saben y con lo que producen. Cada uno en su pequeña burbujita convencido de que es el mejor del mundo y de que el resto del universo, ese grupo de desadaptados que no están de acuerdo con él, son unos imbéciles sin remedio. Unos porque convirtieron los tres libros de manga que han llegado al país en una religión patasarriba, otros porque siguen reencauchando la figura del artista incomprendido neurótico y su obra para iniciados y otros que le siguen comiendo a los superhéroes como si en Colombia estuviéramos para más "poder por mano propia". Cada uno sintiéndose mejor que el otro y, como buen pedante pretencioso, incapaz de ver más allá de su nariz.


Terminé escribiendo esto porque gracias al mensaje de Inu me puse a dar vueltas por la red y me encontré con personajillos que me pusieron la memoria en revoluKción involutiva. Me volvieron recuerdos horribles de gente que redefinió la anticheveridad y que ojalá nunca me los vuelva a encontrar. Me voy a convencer a los fieles de todas las iglesias de Central Massachusetts para que crucen los dedos conmigo a ver si se da el milagrito (estas últimas imágenes no tiene nada que ver con nada).

Tag: , , ,

10/7/06

¡Volví! Hasta dentro de cuatro años.

Por lo bueno y por lo malo se acabó el Mes Zombi. Aunque me hace un poco de falta el ritmo de partidos diarios, es el momento de salir del hueco de las telecomunicaciones, cambiarme de ropa y dejar atrás esta copa del mundo que parece haber tenido más nombre que contenido y que marcó el retiro del mejor jugador de los últimos tiempos. Un Zidane que se retiró de jugador como un ser humano que reacciona a los insultos en vez de comérselos callado. Aprovecho este momento para mandarle un saludo SUPERrespetuoso a la hermana, si la tiene, de Materrazi. Ojalá el negocio ande viento en popa. De hecho, a toda su familia que debe estar muy orgullosa de la forma como los italianos ganaron una copa del mundo sin haber jugado 90 minutos completos de buen fútbol. Ya entrados en gastos, pues también le extendemos un abrazo fraternal a la madre del árbitro Medina Cantalejo que debió sentir como todo lo que le enseñó en su infancia trascendió en el campo de juego.

Tampoco puedo dejar pasar el tema sin referirme al acto “inaugural” protagonizado por este fenómeno comercial al que llaman Shakira… Yo sé que esta actitud no está en sintonía con el optimismo sabrosón que inunda mi país pero, lo siento, tengo que ser honesto. En el momento en que salió esta persona reptando por estas escaleras meneándose como Don Ramón explicando la corriente eléctrica, sentí una profunda vergüenza. Quiero aclarar que yo no tengo problema con ni con el booty, ni con el reaggetón y sus asociados, ni con la sabrosura, ni con el beat, mi problema es con esa versión exótica, multiculti, manoseadora y ficticia de lo que significa tener éxito y talento en Colombia. Mientras esta señora pretendía hacer unos pasos de capoeira (!) junto a Wycleaf, un putumayoista en todo el sentido de la palabra, yo no podía dejar de pensar en los cientos, que digo, miles de jovencitos del primer mundo que gracias a estas imágenes y a los milagros del “mute”, estaban descubriendo las maravillas del onanismo. Tampoco tengo nada en contra de eso, pero me parece un poco excesivo que la prensa colombiana se vanaglorie de que la mujer objeto de turno es una compatriota. Es como si España celebrara la figura de Charo y Marta Torres como si fueran las exponentes máximas de su cultura (Esas dos si que pusieron a hacer maravillas a la juventud).

Amigos y compatriotas: a Shakira no la respetan por su talento, ni por sus canciones y a nadie le importan sus referencias al carnaval de Barranquilla. Puede que con ella la imagen de Colombia en el exterior deje de ser solamente droga... pero para pasar a ser sexo -arrastrado en aceite de carro- y drogas (sólo nos falta el Rock n’ Roll y quedamos listos). Ella lo único que está generando con sus espectáculos es que los gringos griten “¡Mucha Ropa!".


pd. Quería escribir de cómics pero es que me gustó mucho ese final y no quiero quitarles más tiempo. Nos vemos después y que gracias.

Tag: , , ,

7/7/06

El Nativo lo menea

Aquí les traigo una muestra más de la creatividad mundial por cuenta de la página del Jefe O'Hara. Yo sé que esto no tiene nada que ver ni con cómics, ni con películas, ni con medios, ni con incómodas confesiones de mi vida personal pero siento en mi interior una necesidad de hacer público este video. Suerte y ojalá puedan recuperarse del impacto de las imágenes a continuación.




Tag: ,

3/7/06

La puñalada de Kriptonita, la reseña de Superman Returns.

El verano ha tenido un efecto raro en mí. Trabajar se está volviendo imposible, los vecinos han decidido celebrar su nacionalismo gasolinero charlando a gritos en el porche hasta las cuatro de la mañana y además estoy absolutamente desconcentrado. Como será que me vi Superman Returns el viernes pero escribir sobre ella se ha dilatado y dilatado hasta hoy. Claramente, es culpa del clima porque tema es lo que hay. Antes que nada y para que no tengamos problemas más adelante quiero aclarar dos cosas:

(a) El camino fácil de esta reseña sería hacer una burla del director, del guionista y del personaje por hacer parte de un proyecto tan discutible desde la ética y lo artístico, pero no lo voy a hacer. Para mí sería como burlarse de un perro mordiendo a un mimo o de Beckham y Rooney por fuera del mundial, es muuuuuuuy obvio y en esa medida no hay reto. Es como seguir haciendo chistes de la mamá de José Miel o de los hongos de los Pitufos –adulto joven latino, dejemos morir el chiste-. Mi ideal es cagarme en el personaje como lo he venido haciendo sistemáticamente pero con el respeto y la elegancia que se merece… ¿su servidor?, ¿este espacio?, ¿usted, amigo lector?, ¿LA PELÍCULA? Yo les advertí, escribir esto va estar complicado.

(b) La película no es mala pero está dirigida a personas que en algún momento les haya gustado auténticamente el personaje. Si usted es uno de esos que nunca le ha visto la gracia al hombre del mechoncito coquetón, este no es momento de empezar a encontrársela. Ojo, que cuando utilizo VER la gracia no estoy tratando de hacer un grotesco y evidente chiste con el hecho de que a este Superman del siglo XXI le cortaron el paquete digitalmente. Ah, sí, comentarios sobre eso no, rotundamente no.


Ahora sí. Unos veinte minutos antes de meterme al teatro me leí una reseña de internet que decía que Superman Returns, más que una cinta de acción, era una gran película en todo el sentido de la expresión. Tampoco exageremos. Esta no es la mejor pieza narrativa de la historia y creo que ninguna persona medio cuerda espera que sea la locura. Yo personalmente había puesto mis expectativas a mitad de camino entre Batman Begins y Fantastic Four. La primera, un intento relativamente afortunado por renovar la credibilidad del héroe por fuera de las viñetas, y la segunda, una versión en movimiento y con “dibujos realistas” de las fantasías de los comic-books. Creo que no me equivoqué. La película se mueve entre esos dos universos aunque haciendo un balance final se inclina más hacia el tono idealizado de las revistas y a sus convenciones naïve. Esta es una Metrópolis en la que se vale que todos sus habitantes sean blancos perfectos, en la que las casualidades desenredan el argumento sin ninguna vergüenza y en la que Kate Bosworth, con su pinta de alambre de quince años, es madre de un niño de cinco. Y creo que esto pasa porque por más que se contrate al mejor escritor del mundo o al director más recursivo, Superman es un personaje inexplicable por fuera de su inocencia fantasiosa que no aguanta mucha lógica. Cuando se lo toma muy en serio, el quehacer heroico pierde sentido: Alan Moore terminó proponiendo que terminara como un hombre de familia bigotón, Mark Millar hizo de él una especie de profeta y otros lo han convertido en el tirano de la Tierra. Aquí no pasa nada de eso y se respeta como texto sagrado el statu quo de Metrópolis.

Las mil y una de Brian Singer.

Lo que más me llamaba la atención era saber qué tenía planeado Brian Singer, un tipo que parece saber siempre qué nos quiere contar y cómo lo va a hacer. En ese sentido, la película me decepcionó un poco porque si bien la narrativa cinematográfica es muy bien tratada, esta es la cinta del director, que para mí, tiene el guión más flojo. Y no lo digo porque las ocurrencias de Lex Luthor sean altamente desequilibradas. Lo digo porque mi sensación final es que la historia podía haber ido más allá y que además tiene muchos lastres. El más llamativo de ellos es que toda la figura de Clark Kent parace sobrar. Mientras que la cinta se extiende dándonos una serie de datos que son evidentes para cualquiera que pueda asistir a un teatro o comprar el DVD pirata, como que Superman vuela, nunca sabemos porqué carajos el hombre de acero, después de cinco años de ausencia, retoma su identidad secreta.

Puede que el problema esté en que Singer llegó tarde al proyecto y que no tuvo tiempo de cimentarlo conceptualmente como sí lo pudo hacer en X-Men 1 y 2. De pronto estaba tan distraído reviviendo el sentimiento estadounidense, la esencia del american lifestyle que se le olvidó trabajar “a lo bien”. Lo cierto es que mi sensación es que aunque Singer se moría por hacer Superman terminó sufriendo, en mucha menor medida, el mismo síndrome de Peter Jackson con King Kong. Un cinta tan cercana a sus fantasías infantiles que parece dirigida por un niño. De las cosas que rescato de la nueva propuesta es el hecho de que no sé si por el tipo de efectos o si por una intención deliberada, Superman se ve humano pero diferente, se ve extraterrestre por primera vez en la pantalla.

La película de Lex.

Sin duda, el personaje que se roba la cinta, como en el caso de varias historias de los cómics, es el calvito de siempre, el industrial del siglo, el sucesor en el equipo de polo de Montgomery Burns y el comprador anónimo de las propiedades de Charles Foster Kane, el gran Lex Luthor. Kevin Spacey retomó el papel donde lo había dejado Gene Hackman hace 25 años y le pega una mejorada espectacular. Si a eso se le suma una esposa malvada y estúpida, unos secuaces tipo Adam West y una mascota de primer nivel en la escala de lo malvado, tenemos al verdadero protagonista de la cinta. Con los superhéroes siempre es igual porque los villanos suelen ser los tipos que se tienen que devanar los sesos inventando nuevos planes para conquistar el mundo y esas cosas mientras los héroes se dan un baño de popularidad. De cierta forma, las historias de enmascarados dependen de la inventiva del villano y en este caso, Luthor estuvo a la altura. El plan de esta ocasión parece sacado de la Edad de Oro y la forma de lograrlo es cruel y despiadada con esa pizca de humor sicópata tan agradable. Si piensan sacar una secuela, por favor que se titule LEX.


La estocada final.

A pesar de toda la carreta anterior, salí de la película transportado a otro mundo y me tomó tiempo volver a la realidad. Superman Returns tiene una cualidad interesante que si bien no la convierte en una gran película, sí explica por qué para algún crítico lo es o por qué para Chris Ryall, verla, es como volver a ser un niño. Esta cinta está diseñada para transformarnos en las personas, o personitas (que palabra tan odiosa), que éramos cuando vimos a Christopher Reeve por primera vez. Los créditos iniciales son de lo ochentero que se ha visto por estas tierras, con su efecto neón y que tales. Además, los últimos diez minutos de la cinta son, convenientemente, como una puñalada de kriptonita que intenta debilitar la capacidad crítica del espectador y que lo seduce a sentir que todo está bien, que Superman es lo máximo y que está bien creer en superhéroes. Así como Superman, al final del tercer acto parece estar debilitado para siempre, uno, o por lo menos yo volví a la edad en la que se podía adorar a Superman y allí, uno se da cuanta que Brandon Routh es perfecto para este papel y que como sus antecesores nunca se va a quitar el sello de la gran S. Luego no digan que no se les advirtió.

Tag: , , ,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails