11/1/07

Perdí el jucio pero formé el carácter.

No fue la razón fundamental para venir a Bogotá pero después de que fue evidente que me tenían que sacar las cordales y después de que a una amiga le cobraron 3.000 dólares por dos piezas, Bogotá era la candidata indiscutible para el procedimiento. Me cobraron $ 500.000 por las cuatro, es decir unos 200 dólares, con todo y limpieza. Yo como ya las tenía afuera no me hice muchas bolas con el tema. De hecho las dos primeras salieron tan fácil que yo ni me enteré. Los problemas empezaron con la derecha inferior: esta berraca pieza estaba medio infectada o algo por el estilo pero tras un par de intentos la cosa estaba color de hormiga. El odontólogo decidió dejarla para después y procedió a sacar la izquierda sin problema. Ahora que solo quedaba la problemática, yo me agarré duro porque sabía que la vaina iba a doler y mucho. Finalmente, la cordal salió sin necesidad de cortar hueso o algún otro procedimiento diabólico pero el último intento me hizo ver estrellas al mejor estilo de una película de soft porn barato. Nunca pensé que mi remanente neardenthal terminaría en una escena tipo "Rochelle, Rochelle".

Desde hace un par de días tengo las cuatro muelitas entre un frasco en imitación pecera del dentista pesadilludo. Esperaba una inflamación tipo Tortuga Ninja pero no fue tan grave. Espero que me quiten los puntos pronto y que salga de esto rápido para ver si puedo continuar con mi reencuentro con la cerveza y el aguardiente.



, , ,

2 comentarios:

Eduardo Osorio dijo...

la inferior derecha es como que la tenaz. yo todavia tengo un pedazo que va saliendo poco a poco, que el odontologo dijo que dejaramos pa´despues...

elamigolucho dijo...

A mí me aplicaron la teoría de que si me dejaban algunas para otra cita no volvía. Además tienen razón porque si me dejan a medio camino, no vuelvo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails