29/11/06

Para contar los días

Con tantas cosas de hacer en los últimos días hábiles del año, no queda más remedio que buscarse cualquier disculpa para procrastinar de lo lindo. Estas son algunas de las revistas que, por estos días, me ayudan a contar los días que faltan para el final:

Pirates of Coney Island de Rick Spears y Vasilis Lolos es uno de los títulos más recientes de esa nueva tendencia de creadores independientes que acá en Drake Cómics vamos a llamar los DEMO, haciendo referencia la libro de Brian Wood que de cierta forma inaugura esta vertiente independiente juvenil. El equipo creativo es: Spears, quien también fue el escritor de la serie Teenagers from Mars y Lolos que como para no entrar en mucho detalles vamos a decir que las trae mucho. La serie narra la historia de un pandilla de adolescentes callejeros que viven en ese extraño y siempre perturbador sitio conocido como Coney Island. Entre ruedas de chicago, hotdogs y juegos de puntería, este grupo de posty-punkies luchan contra la autoridad por defender su identidad o alguna cosa de esas. Lo realmente importante es que lo hacen con una actitud de me cago en todo que es excelente. Pirates of Coney Island hace que quiera volver a tener 16 años... no mentiras... bueno, de pronto pero sin gafas, sabiendo un poquito de lo que sé ahora y con un disco de Be your own PET debajo del brazo.

The Santuary #1 de Nate Neal está entre las compras porque la portada no tenía nada escrito salvo un "1" gigante en el costado derecho inferior. El título, entonces, parecía ser un bisonte tipo friso de hombre de las cavernas. Un detalle absolutamente erótico desde lo conceptual que habla sobre la condición gráfica de la palabra y sobre los procesos de abstracción y la representación del mundo. La historia resultó ser interesante porque sin ser muda, la narración es básicamente visual en la medida en que los pocos globos que hay son sonidos guturales y nada más.

Midnight Sun de Ben Towle es una historieta que si tuviera colores y fuera realizada por un francófono hace 50 años, sería un éxito del género de aventuras y el único pero que saldría en su contra sería el parecido que tiene con Tintín. Pero como no es el caso, se trata de un cómic bueno, bonito y barato que narra la historia de un periodista neoyorquino que tiene que viajar al otro lado del mundo para cubrir la desaparición una misión italiana en el Polo Norte. Me ha gustado bastante la forma como el estilo de dibujo colabora con la narración sobre todo en la primera entrega. Vamos a ver como sigue la serie que hasta ahora ha respondido muy bien.


No siendo más por ahora, solo me queda decir que ayer se cumplió un año de la existencia de este proveedor de disculpas para perder el tiempo. Un abrazo a todos los amigos de Drake Cómics y hasta la próxima.


, , , , , , , ,

27/11/06

Dave Cockrum (Nov 11, 1943 – Nov. 26, 2006)

Ayer por la mañana, falleció el dibujante norteamericano Dave Cockrum, famoso por su trabajo en series como Legion of Super-Heroes y Uncanny X-Men durante los años setenta y ochenta. Esta noticia llega en medio de una semana plagada de noticias sobre el fallecimiento de personajes de los medios visuales: Robert Altman, Philippe Noiret y el ultimate fanboy Jerry Bails. En los últimos años, este “penciler” había estado alejado del medio comiquero pero definitivamente su trabajo marcó la infancia y la adolescencia de muchísimos lectores de historietas de encapotados durante la etapa final de la Edad de Plata. Antes de que llegaran los ingleses ultra-literarios y el Frank Millar ultra-violento de los ochenta, Cockrum, en compañía de escritores como Len Wein y Chris Claremont, puso las bases de dicha revolución cuando modernizó el diseño de algunos de los referentes más importantes del momento.

Entre las imágenes más importantes que creo Cockrum se destaca el rediseño que realizó de los nuevos mutantes para Giant-Size #1 en 1975. En otras palabras, el tipo planteó el primer concepto de personajes como Coloso, Nightcrawler, Thunderbirds y Storm. A pesar de que algunas de sus viñetas marcaron una distancia importante con respecto al naive de los comic-books convencionales de la época, su aporte fue opacado porque, después de dos años en Uncanny X-Men, lo reemplazó el joven y maravilloso John Byrne. Sin embargo, la secuencia del equipo de mutantes “de civil” aguantando frío en Rockefeller Center en Uncanny X-Men #98 con cameo de Stan Lee y Jack Kirby, por dar un ejemplo, es inolvidable. Me acuerdo de otra en Uncanny #105, en la que Dave Claremont y el mismísimo Cockrum aparecen trabajando en Washington Square, cuando son interrumpidos por una pelea sobrehumana que hace que el artista diga: “Chris, haznos un favor a todos… ¡cállate y corre!”.

Paz en su tumba.

, , , , , , ,

23/11/06

Phonogram sensacional, historieta musical.

Por estos días, mi experiencia como lector obsesivo de historietas se ha vuelto medio cíclica. Últimamente, como si estuviera en medio de los años noventa, estoy comprando muchos cómics de Image. Lo bueno es que no son los mismos títulos de antaño porque no me puedo imaginar leyendo Spawn a estas alturas del partido. De hecho, la propuesta general de la editorial por estos días es bien interesante porque le ha dado cabida a propuestas muy diversas que van más allá de los consabidos y gastados vigilantes nocturnos. Entre las revistas que estoy siguiendo con mucha fidelidad está Phonogram, una nueva historieta con guiones de Kieron Gillen y dibujos de Jaime McKelvie que trata de las andanzas de David Kohl, un mago inglés cuyo poder nace de la música. La idea central consiste en que de ese impacto que ciertas canciones, que ciertos grupos y que ciertos conciertos tienen en la vida de cada uno se emana una magia que manejan unos personajes llamados los Phonomancers, entre los que está Kohl.

La mini serie inicial de seis números, que va por la tercera entrega y que ojalá se extienda a otras historias, narra como Britannia, una diosa musical, le pide ayuda a Kohl haciendo que él tenga que volver sus pasos sobre la movida noventera del britpop. A punta de referencias a grupos tipo Oasis, Blur, Pulp, The Smiths, Echobelly y Manic Street Preachers, la serie es un homenaje muy entretenido a la música como el eje de ciertos momentos en la existencia de las ciudades y sus habitantes. Entonces, el título del segundo número, "can't imagine the world without me", es tomado de una canción de Echobelly, muy a pasar del guionista y del protagonista, y, la portada del tercero es una refundición del famoso “Definetively Maybe” de Oasis. Esta mano de guiños y el hecho de que la historieta destila amor descontrolado por la música y sus alrededores hace que su lectura, aunque por momentos sea confusa, deje un buen sabor de boca al final.

Creo que me alegra que Phonogram es la serie perfecta para un melómano tipo Edu de texto sonoro porque significa que le abre nuevas posibilidades a la historieta. Además, creo que es motivo de celebración que exista un nuevo cómic sobre música que no sea sobre los delirios seudo-creativos de los KISS o sobre las aventuras de The Monkeys. Como será que después de leer el segundo número, me tocó salir de emergencia a la tienda de historietas a rebuscarme el tercero.


, , , , , , , ,

20/11/06

Elegante, rico y… ¡Romántico!

Me atrevo a adivinar que entre los lectores de este blag hay muchas personas que odian con lo más profundo de su corazón todo lo que tenga que ver con el San Valentín o el consabido "Día del Amor y la Amistad". Y no lo digo solo porque el gusto por ciertas viñetas va de la mano con la actitud punketera ruda. Lo afirmo también porque hay que tener muy poco criterio para creerse semejante versión tan gastada y antisonante de las emociones humanas. Eso me anima doblemente a escribir sobre la antología que quiero reseñar en esta ocasión porque con su portada rosada recalcitrante y su título sabrosón, Project: Romantic, creo que pocos la comprarían sin un buen empujoncito. De hecho, ni la señora D ni yo estábamos muy convencidos de llevarla la última vez que pasamos por la tienda de historietas pero hubo algo en esta combinación mágica de negro con rosa que, después de ver entre los colaboradores a gente como Scott Morse, Kaz Strzepek, Junko Mizuno y Michael Cho, me dio buena espina. Y afortunadamente la compramos porque está excelente.

Project Romantic es una antología “dedicada al amor y a sus cosas” que reúne varios de los artistas secuénciales jóvenes más interesantes del medio alternativo norteamericano. La Editorial ADHouseBooks armó una selección llena de sorpresas con cómics de gente que no suele ser muy conocida salvo en medios muy reducidos y que merece más espacios de difusión. Yo venía buscando material, por ejemplo, de Aaron Renier de quien solo había visto un par de ilustraciones, o de la sensacional Junko Mizuno que es algo así como si una versión femino-gore de “Hello, Kitty” (digo femino-gore porque no se trata de la típica parodia zombie sino de una chica que dibuja desde su lado oscuro).



También pude conocer autores como Roger Peterson que se fajó una historieta de amor y odio mezclada con baseball que puede ser fácilmente la mejor de todo el libro, y a Robert Goodin que con la historia de una mujer destruida por la pasión por las flatulencias logró la página de cómics más bacana que he leído en los últimos meses cuando la dama tiene un orgasmo gracias a un gas de un minuto. Otros sobresalientes son Mike Laughead, con una historia de amor halloweenudo; Maris Wicks, con una pareja dispareja que también protagoniza la portada; José Garibaldi que cuanta la historia de hombre que se topa con la belleza cuando improvisa una historia para agradar a su novia; Y Kelly Alder que descompone la etiqueta a la voz de la interdependencia emocional.

Yo no sé cuantos de estos autores serán publicados alguna vez en español pero vale la pena seguirles la carrera por si acaso. A diferencia de otras antologías que hacen de aburrir al lector una razón de ser, Project: Romantic es una propuesta clara y directa que reúne gente que no le tiene miedo a contar buena historias y que no disfraza sus carencias de exploración estética como ciertas mugres. ¿Por qué a gente como Kikuo Johnson y Gabrielle Bell sí les ponen atención? Tocará preguntarle a la profesora Chanda.

Miss Chanda es un producto de una búsqueda arbitraria en google images.

, , , , , , ,



16/11/06

Convocatoria Pie de Página para ilustradores Colombianos (RE-Flash vershon)

Querida muchachada lapicera:

Estaba buscando las gafas teníendolas puestas (y de pronto me di cuenta que tengo operados los ojos): ¿para qué tengo un blog si no es para anunciar estas cosas? Disculpen mi tardanza en anunciar lo que se viene pero la verdad, no había caído en cuenta de publicarlo.

La gente de la revista Pie de Página abrió una convocatoria para ilustradores colombianos y me permito copiar el texto de la misma:

Con motivo del especial de libros ilustrados hemos decidido hacer en pie de página un álbum de ilustradores colombianos de tal manera que estos puedan ser conocidos por el público y por la comunidad editorial. Además de a los lectores, la revista le llega a la mayoría de editores de libros y revistas del país, que a veces tienen una baraja muy pequeña de ilustradores a los cuales recurrir. La idea de este "álbum" es que pueda verse algo de ese panorama que cada día crece más.

En la revista impresa aparecerán 18 ilustradores, que escogeremos los editores de este especial. En la página web aparecerán todos los que nos envíen sus datos completos.

En la revista se publicarán las fichas en formato álbum, es decir, en cada hoja aparecerán 9 "monas" o "cartas" recortables, cada una de las cuáles tendrá por un lado una auto-ilustración (retrato, caricatura, imagen) del artista, y por el otro los datos básicos...

Las bases están bastante claras en la página de la revista así que los interesados ¡a preparar lo que van a mandar!


12/11/06

Hot Chip o la venganza de los Nerds.

Al principio del mes, fuimos a Bastan, al Paradise Rock más exactamente, para ver por segunda vez a los Hot Chip, este grupo inglés que lo que no tiene de presencia lo tiene de calidad. Hace un año y por invitación del melómano detrás texto sonoro, los vimos en el Great Scott y quedamos encantados así que no podíamos perdernos esta nueva gira. La presentación fue sencillamente espectacular. Como los blogs son un medio perfecto para chicanear quiero compartir con ustedes este nuevo objeto para la colección musical: el play list.


De toda la presentación, quedaron marcadas en mi memoria "keep fallin'", "boy from school" y el último set de tres canciones con un "Over and Over" final absolutamente hipnótico que puso a toda la audiencia a bailar como changos. De hecho, el álbum detrás de la gira, "The Warning", es muchísimo más discotequero que el "Coming on Strong" y esta característica tiene una resonancia casi telúrica en el escenario. Además, haber estado en rotación en Estados Unidos durante el verano hizo que la banda cuente con un nivel de producción muy superior al del año pasado. Antes del concierto de 2005, los músicos estaban comiendo en un restaurante chino común y corriente, ahora en la entrada del bar estaba parquedo el bus oficial full equipo. De igual forma, el escenario del Great Scott no es más grande que una cama queen size mientras que el del Paradise Rock es un planchón que deja espacio para respirar. De la primera vez, me gustó el hecho de que la música de Hot Chip se hacía con sonidos y objetos cotidianos. Casi que el símbolo que podía definir su personalidad eran unas maracas plásticas fosforecentes y una caja china escolar. En cambio, la de este año, fue una presentación mucho más lujosa y pulida que me permitió comprobar que el encanto de la banda va más allá de su recursividad.

Texto Sonoro tiene una entrada bastante amplia sobre esta banda que es recomendadísma.

, , ,

10/11/06

Se pasa el tiempo.


No puedo creer que ya sea 10 de noviembre y que esté -o mejor, haya estado- a punto de pasar un mes completo sin escribir nada en este blag. La verdad no tengo ninguna buena disculpa para el silencio, claro que seguramente el robo de los laptops ha enrarecido el ambiente y algunos incidentes seudoprofesionales se han interpuesto en mi camino. Espero que no los haya dejado colgados de la brocha comiquera en medio del picnic sicodélico de la vida intelectual (ver foto). Voy a hacer el intento de seguir porque vale la pena mantener a Drake Cómics vivo.

Tengo esta pequeña lista de disculpas pendejas para no escribir que ojalá diusfruten. No pude volver a escribir porque...


El patio de mi casa empezó a oler a muerto y solo hasta ayer encontré el motivo en un árbol cercano.


Estaba siguendo mi verdadera vocación.


Me uní a un tour de Poker y Jennifer Tilly me ganó la última mano con resultados hilarantes.

Me gusta estar de vuelta.

Chao.

, , ,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails