23/4/07

Me quiero volver Chango Tour 2007


El motivo de mo ausencia en los 'ultimos d'ias es que en este momento me encuentro visitando la ciudad de San "asquerosamente bonita y espectacular" Francisco. Estuve visitando la convenci'on de editores alternativos APE (Alternative Press Expo) de este a'no y sin 'animo de chicanear tengo por lo menos 50 c'omics que nunca hab'ia visto en mi vida. Adem'as, entre los invitados especiales hubo gente aut'enticamente dura como art spiegelman (que me firm'o una copia de MAUS), Francoise Moully, Kevin Huizenga, Gene Yang y Mario Hern'andez. Ya les estar'e reportando con m'as calma cuendo regrese al pueblaco y por lo menos cuando el turno en el internet del hotel no est'e a punto de acabarse. Chao.

18/4/07

Las nuevas adiciones.

No sé si algún lector asiduo de este blog lo notó (no sé ni siquiera si tengo lectores asiduos) pero en la lista de "Títulos que sigo" hay unas portadas nuevas sobre las que quiero comentar un poco. Vamos de la menos a la más favorita.

The Nightly News es una mini-serie de Jonathan Hickman que está publicando Image a la que desde hace rato le estaba siguendo la pista. En la balance ponía los siguentes puntos a favor y en contra: Si bien las portadas y el diseño en general son bastante buenos, la calidad del dibujo no es nada del otro mundo y el tema de crítica de medios periodísticos, aunque interesante, puede ser desesperante en manos equivocadas. Al final me animé a comprarla y me atrapó. El verdadero protagonista de la narración es el diseño por encima del dibujo e incluso de la historia. Este concepto puede que no termine de pegar entre el público comiquero pero a este experimento vale la pena hacerle seguimiento.

Fell de Warren Ellis y Ben Templesmith no es ninguna sorpresa. La serie ha sido aclamada por los fans y la crítica pero por alguna razón le había puesto atención hasta hace poco. Basicamente, la idea es contar historias cerradas de 16 páginas sobre los casos que el detective Richard Fell debe enfrentar como miembro de la policía de la ciudad de Snowtown. La historia del número más reciente no fue nada del otro mundo pero la atmósfera aguanta y siempre es bueno tenerla referenciada porque es de los títulos que puede sorprenderte y mucho. Además, vale 1.99 que por estos días es una ganga total. En mayo sale Fell Vol. 1: Feral City que reune los primeros números.

Madman Atomic Comics en su primera entrega marca el regreso de Mike Allred después de que hace algunos meses se lanzara Madman Gargantua con todas las historias anteriores del personaje. Ahora que tanto recorrido está puesto en las 800 páginas del compilado, llega una revista que abre una aventura metatextual que pone en entredicho la existencia de la realidad. Yo estaba un poco aburrido con el nivel de Allred y su esposa Laura -la colorista- porque los sentía medio estancados pero con este nuevo cómic parece que tomaron un nuevo impulso muy positivo. Este es un nuevo Madman, con un pasado que no ha solucionado, que se desarrolla entre unas viñetas tan bien dibujadas como coloreadas. Para el inicio de esta aventura se hace un recorrido por todas la aventuras del personaje, sin embargo a esta historia de hace falta un pedazo que solo hasta ahora se empezará a descubrir...

Previews:
The Nightly News #1.
Fell #1.
Madman Atomic Comics #1 (12 primeras páginas)
Pirates of Coney Island #1.

, , , , , , , , , , , ,

17/4/07

Gipi... anótelo en la lista de los más favoritos.

La movilidad del Laptop es una mierda. Es la una de la mañana y estoy entre irme a dormir plácidamente o seguir bajando cómics en rapidshare y viendo bobadas en youtube cuando de pronto el sueño me hace tomar la peor decisión posible: llevarme el computador a la cama. Con esto no me estoy refiriendo a una nueva práctica erótica que incluye sodomizar un aparato de estos, estoy hablando de meterse entre las cobijas para seguir haciendo lo mismo que estaba haciendo en el escritorio pero unas 578 veces más incómodo. Un par de horas después, al fin me animé a apagar el equipo y a empezar a planchar oreja pero, como era de esperarse, las emanaciones de la pantalla me habían espantado el sueño casi irremediablemente. Para no molestar a mi vecina de almohada decidí salirme a enfrentar el insomnio con un poco de lectura tradicional y auténtica. Agarré Garage Band (Banda de Garage) -o Le Local (El Local) como fue titulada en Francia o Questa é la stanza (Este es el lugar/el verso) en Italia-, una novela gráfica del excepcional comiquero italiano Gipi.

Con este libro, publicado por First Second, el número de títulos que ofrece el mercado norteamericano de este artista asciende a tres, aunque en agosto, se anunció el lanzamiento de Notes for a War Story por la misma editorial. Los otros dos hacen parte de la colección Igantz y son las historias cortas :"The Innocents" y "The Found the Car". De igual forma, me imagino que los de Fantagraphics sacarán un tercer número de la colección titulado "S". Después de leer su bibliografía completa en inglés y de pasar horas enteras mirando los avances que tiene montados en su página, puedo decir sin temor a equivocarme que Gipi es mi nuevo comiquero favorito.

Hacer un top que dure más de un mes me queda imposible pero de verdad que hace rato no me envolvía tanto el trabajo de un autor que no conocía. Las historias, los personajes y los dibujos son perfectos. No puedo dejar de pensar que las ideas detrás de los tres títulos se le deben haber ocurrido a cientos de personas antes pero que solo Gipi logra darles ese sentido de completud a los ensayos de la banda de rock -o punk, tal vez- de cuatro adolescentes (Garage Band) o al encuentro de un hombre y su hijastro con un conocido del pasado ("The Innocents") o a un secreto entre dos amigos que se vuelve mortal ("They Found the Car"). Este señor es espectacular y si todavía no lo conoce, le esperan lecturas inolvidables.

pd. Cuando tenga tiempo, le haré reseñas respectivas a las obras del italiano. Por ahora les queda confiar en mis palabras: Gipi es un acrónimo para Genial Italiano Putamente Impresionante.



, , , , , , , , , , ,

15/4/07

Él te mató... daviada pará más.

Hace unos días monté un video de Les Lutihers que parece haberle agradado mucho a varios visitantes. De puro lambón y anticipando que no podré estar muy pendiente del blog en esta semana por razones que después anunciaré, me permito ofrecerles una entrevista a Marcos Mundstock que apareció en el 2005 en el programa argentino Duro de Domar. Se trata de una sección especial que se llama "Verdadero o Falso" en la que el presentador Roberto Pettinato (ojo al peinado) le hace preguntas cortas al invitado sobre temas íntimos bastante divertidos. Los fanáticos del grupo y, especialmente, de la voz de este hombre no se pueden perder estos dos videos.

Parte 1:


Parte 2:


PD. Gracias a yamyam111 por montar en youtube tanta maravilla. Como usé el conocido "maldicho" para ponerle título a esta entrada no puedo dejar de subir el video correspondiente. En este caso, sirve como introducción a Lazy Daisy:



, , , , , , , , ,

Hola, mi nombre es Harvey Pekar

Como de costumbre, le eché una mirada a la programación de eventos sobre cómics en Gringolandia sin muchas esperanzas de encontrar algo geográfica y económicamente cercano. Todas las charlas interesantes pasan o en Nueva York o en California o en sitios tan X como Worcester pero a kilómetros -quiero decir, millas- de distancia. Mientras escroleaba la lista, mis ojos se encontraron con dos palabras claves que me llevarían a encontrarme con uno de los tipos que más me han influenciado como lector y como creador de historietas: Providence - Pekar. Dejé me mover la ruedita y confirmé la información, el viernes 13 de abril, Harvey "American Splendor" Pekar estaría dando una charla en la Universidad de Brown (que queda en Providence, por si acaso). Todo esto gracias a una serie de eventos que rodean la publicación de las memorias del moviemiento estudiantil sesentero SDS (Students for Democratic Society) con guión de Pekar y del interés general que esta institución le está prestando al arte secuencial (hace unos meses tuvieron a Jaime Hernández pero no pude ir porque estaba en Colombia). A pesar de que tuve que desbaratar la casa buscando un ejemplar de American Splendor, el viernes pasado volví a mi casa con la revista firmada y una sonrisa de oreja a oreja.

Con el amigo Mario, agarramos para el evento unas dos horas antes de que empezara. El camino entre Worcester y Providence es corto así que llegamos con tiempo de sobra. Mientras esperábamos en el auditorio, entró una figura envuelta en un abrigo de invierno naturalmente ordinario del que sobresalía un cráneo brillante rodeado por unos mechones desordenados de pelo blanco ensortijado luchando por sobrevivir. Era Harvey Pekar. Después de las presentaciones de turno, cuando fue su turno de tomar el estrado, se deshizo del sleepingbag con mangas para revelar una humanidad tan coherente con las imágenes de los cómics y la película que la confusión entre la realidad y la ficción ya se estaba poniendo asustadora. Lo único que me hacía pensar que todavía estábamos en la "realidad" era que a diferencia del choque entre Reed Richards y su doble de anti-materia o de Marty McFly desapareciendo durante el solo de guitarra, el orden del espacio tiempo seguía intacto. La imagen de Harvey contado su historia una vez más, como lo hizo en las versiones de American Splendor, fue algo así como Don Quijote visitando la imprenta en el segundo libro. Mejor dicho, la felicidad completa.

No en vano cuando pude intercambiar unas palabras con él, en la recepción con comida gratis -Go, Brown!- que siguió a la charla, tuve la sensación de que el colombiano comiquero en fijack de lana obsesionado con que Pekar mencionara a Flaubert no era yo. Era un personaje metido en un cómic corto traducido al inglés que después de darle la mano a uno de sus autores favoritos iba a concluir con una frase absolutamente concluyente sobre el quehacer secuencial... (quitó los ojos de la pantalla mientras se rascaba detrás del lóbulo de su oreja izquierda)...

Después fuimos a comprar café y unos penbrushes cerca de Brown. De vuelta a Worcester seguimos a un carro exactamente igual al de Mario por unas cuantas millas. Cuando tomé la primera foto, el flash dejó ciego a Harvey Pekar y en la segunda estaba dándonos un ejemplo de los bocetos de sus cómics por pedido de un miembro de la audiencia. Como para no romper la lógica circular del evento, dibujó a un hombre pidiéndole que dibujara el boceto.

, , , , , ,

12/4/07

La Reseña de Houdini o escurridizo pero genial.

No me gustan las semanas en las que el tiempo se pasa volando. De pronto es jueves por la tarde y me doy cuenta de que no he terminado reseñas que llevo planeando publicar desde hace tiempo. El motivo de esta entrada es una novela gráfica de Jason Lutes y Nick Bertozzi titulada Houdini publicada por el recientemente creado Center for Cartoon Studies. Como su nombre lo indica, este cómic trata sobre el escapista Larry Houdini y, específicamente, narra un episodio corto de su vida que nos da una probadita de todos los elementos, bastante terrenales por cierto, que intervenían en la leyenda que rodeaba a este hombre. La historia transcurre a principios del siglo XX en Boston, más exactamente en Cambridge, y se centra en como el artista y sus ayudantes, incluida su mujer Bessie, promocionaban sus presentaciones formando un gran albotoro publicitario en la ciudad. Larry Houdini ha decidio regalarle a los bostonianos un poquito de su arte: se lanzará esposado a las heladas aguas del Río Charles desde el Harvard Bridge. Aunque en el fondo sabemos que en las ochenta y pico de páginas del libro no nos van a contar mucho más que lo anticipado en la premisa y aunque la audiencia de Houdini sabe que al final logrará su cometido, uno alcanza a emocionarse con los trucos tanto del mago como de quienes están narrado sus peripecias.

Esta novela gráfica, que como muchas otras parece más un cuento corto, me gustó bastante. Eso sí, es recomendable alejarse lo más que se pueda de la introducción. No es por exagerar pero el texto de Glen David Gold es casi tan aburrido como mediocre y solo le aporta al tema un par de chismes jugosos que es mejor sacar de Wikipedia. Es importante pasar estas páginas como si nada para llegar al cómic de Lutes y Bertozzi que sin ser la historia más apasionante de la Tierra logra episodios muy agradables que sacan a relucir varias de las razones por las que el arte secuencial es una forma narrativa única y maravillosa. El minuto y 18 segundos que se demora Houdini en salir del Río Charles después de haber saltado esposado es, sin duda, la joya de libro. La espera de los bostonianos sobre el puente, el nerviosismo de Bessie, el escepticismo de algunos y la manera como el escapista logra su cometido convergen sobre la página sensacionalmente. Por cuenta de la magia de las imágenes yuxtapuestas descubrimos las mil caras de la figura de Houdini. Entre viñeta y viñeta, según quien mire -o espere- su acto publicitario, él pasa de ser un demonio a un supervillano en potencia a un muerto y finalmente al actor principal de un acto perfectamente calculado. Después de hacer fuerza con las señoras escandalizadas que miran las frías aguas de río con horror, terminamos acompañado a Larry que mientras nada a la superficie piensa: "debo demorarme un poco más para darle más dramatismo a la salida".

Independientemente de que sea una historia corta o una tira o un librillo cualquiera, Houdini es una lectura recomendada para comiqueros en busca de nuevas formas de narrar y para lectores desprevenidos que quieran encontrarse con una perspectiva menos rimbombante del escapista.

Este es un video del siguiente lanzamiento de Nick Bertozzi titulado "The Salon", una historia de misterio situada en el París de principios del siglo XX entre cuyos personajes están Georges Braque, Pablo Picasso, Alice B. Toklas, Erik Satie y Guillaume Apollinaire. Además, en la página del dibujante hay un adelanto de cinco páginas bastante antojador.



Referencias:
Jason Lutes
Nick Bertozzi
Center for Cartoon Studies

, , , , , , , , , , ,

8/4/07

La Reseña de Grindhouse o de lo puro malo, gusta.

El pasado viernes, en el calor de la euforia por su estreno, nos fuimos a ver Grindhouse, el nuevo experimento cinematográfico de Quentin Tarantino y Robert Rodríguez en el que decidieron hacerle un homenaje a las explotation movies con un "double feature" como para ver en drive-in (hmm, una buena idea). Cada uno de los directores armó su cinta respectiva: la neurona en recreo responsable de "Once Upon a Time in Mexico" y "Spy Kids" -léase Rodríguez- aportó "Planet Terror", una historia de zombies en un pueblo de Texas protagonizada por Rose McGowan como Rosie, la stripteasera/ prospecto de comediante/ líder del futuro de la raza humana que con su prótesis balística es el símbolo de la película, y Freddy Rodríguez como Wray -Rey, para mí-, el mini machote medio misterioso. Por su parte, Mr. Quentin "el freak con más talento de la Tierra" Tarantino nos deleita con "Death Proof", la historia de como Stuntman Mike (!), Kurt Russel, se dedica a acosar a dos grupos de chicas que parecen sacadas de la galería de mamacitas que en el momento menos pensado conquistan tu corazón, con resultados hilarantes. Ambas cintas traen una selección de trailers falsos y animaciones retro con títulos como "Mujeres Lobo de la SS", "Machete", "Don't Scream" y "Thanksgiving" que, como el resto del experimento, funcionan como la máquina del tiempo perfecta. Al final la sensación es buena. Bastante buena. Al punto de que me parece que si usted es de uno de esos lectores de blogs que solo se dejan seducir por una campaña publicitaria al año, Grindhouse es su oportunidad.

Desde el principio, Grindhouse vale la pena por la simple cuestión del "double feature" que por el precio de una boleta nos ofrece dos títulos dispuestos a no dejar títere sin cabeza. La función empieza con Planet Terror, la de Rodríguez, que como buena película de zombies es una orgía de sangre, pedazos de cuerpos volando por los aires, explosiones -¡los carros explotan solos!-, armas mañé, chicas mostronas y la misma historia de siempre. Yo personalmente creo que el mundo sería un lugar más bacano sin este director que, en su acostumbrada literalidad primaria, decide hacer un homenaje a películas malas haciendo una copia exacta de ellas que apesta por las mismas razones. Es un ejercicio placentero dentro del concepto de Grindhouse pero que finalmente no aporta nada porque Rodríguez no se permite jugar en profundidad con el género que está parodiando. Se queda en la repetición textual pero más allá no tiene nada que decir. A pesar de que Rosie, con su ametralladora en vez de pierna, sea una reina digna de Planet Terror, se me hace que más que una excepción a la regla, su figura es una más dentro de esa tradición, nada más y nada menos. En vista de que usted tendrá que sentarse en la sala de cine casi cuatro horas, esta película es el momento perfecto para ir a comprar provisiones extra de palomitas, para ir al baño y para estirar las piernas porque Planet Terror aguanta pero no tanto como para ponerle mucha atención.

Por su parte, Death Proof con su Kurt Russell de cicatriz facial y chompa brillosa a bordo, es sin duda la mejor película de las dos. Si bien, Tarantino parte de las películas de carretera (muscle cars) y maníacos para armar su cinta pero termina haciendo una cosa diferente. Resulta que en su historia de "chicas vs. loco asesino" los personajes femeninos son tan bacanos que es imposible no ponerlos a hablar más de la cuenta. Durante el primer tercio de la cinta, seguimos a las piernas Jungle Julia (Sydney Tamiia Poitier) y sus amigas por las calles de Austin, TX a medida que se van emborrachando más y más. A pesar de los celulares y alguna que otra pista, la atmósfera de la historia es absolutamente setentera. Cuando llega el momento del shock sangriento, los diálogos y la situación hacen que la idea de una parodia literal se vuelve cada vez menos viable. Lo que antes solía ser build up, un relleno entre grito y grito, se apodera de la historia simplemente porque es más interesante o tal vez porque si hay algo que Tarantino sabe hacer en la vida es poner a sus personajes a hablar en un carro por horas.

De igual manera, para el segundo tercio, cuando aparece un nuevo grupo de nenas, seguimos disfrutando de esa sensación de estar atrapados en la realidad Tarantinesca de la charla de carro y diner que continúa con la tradición del "like a virgin" de Reservoir Dogs y del "Royale with cheese" de Pulp Fiction. En este caso, las chicas merecen un capítulo aparte: Rosario Dawson (Abernathy) como la maquilladora con ganas de ser mala, Mary Elizabeth Winstead (Lee) como la actriz natural en papeles de niña boba, Tracie Thoms (Kim) como la versión femenina del Bad Motherfucker y Zoe Bell (como ella misma) en el papel de la doble de acción verdaderamente malosa. Tengo que decir que esta última está que ni pintada para ser la reina del eventual revival que se vendrá -me imagino- de las películas de explotation porque de hecho, ella fue la doble de Uma Thurman en Kill Bill. Una vez conocemos a este cuarteto (sigh) estamos preparados para el remate, el tercio final: una persecución de "muscle cars" entre SUV's híbridos con twist que incluso trae su respectiva imagen de carros sobre rampa y frases como: "we just ran into a boat!" (acabamos de arrollar un bote). Cuando llega el final, la sensación euforia es tal que no parece que tus nalgas hubieran pasado tanto tiempo aplastadas en la silla y de camino a la casa, mientras se estiran las piernas, el trip de endorfina es de fábula. Drake Cómics recomienda esta película y mucho.

Referencias:
Grindhouse: Imdb, página oficial, trailer.

pd. Tenía tantas imágenes que se me llenó el espacio para meter en trailer en el texto así que aquí va:



, , , , , , , , , ,

6/4/07

Un video para quedarse pegado.

No soy un hombre de poca fe, soy de inexistente y en este país, la semana santa es como cualquier otra. Igual sé que muchos de los lectores de Drake Cómics están vacacionando así que para aquellos desplatados que tuvieron que quedarse en la casa viendo la primera temporada en DVD de "Sin Tetas no hay paraiso" -¿alguien compró este producto?- o botando papeles del escritorio o pensando "qué será de la vida de ese amor del bachillerato" con intención de retomar el contacto, quiero dejarles un video que tal vez pueda subirle en nivel a semejantes cuadros tan patéticos. Desde hace días quería montar uno de mis clips favoritos de los maestros de Les Luthiers, con ustedes Kathy, la reina del Saloon... ¡por un poquito!:



Finalmente, me queda por decir que la soledad vacacional no tiene que ser tan triste: considere darse una ducha, tratar de salir a dar una vuelta o, por lo menos, cambiar el programa de las teticas por Futurama o algo un poquito menos impresentable. A los entendidos les recomiendo ver este mismo sketch en su versión de 1995 con su respectiva introducción.


, , , , , , , , ,

2/4/07

Se murió el señor Panini y otras notas parroquiales.

Acabo de enterarme del fallecimiento del italiano Franco Cosimo Panini, uno de los dueños y fundadores de la legendaria y nostálgica empresa de álbumes de fútbol -entre otras cosas- que marcó la infancia de muchos y que con cada mundial se vuelve una obsesión colectiva más descontrolada en las ciudades de Colombia. Franco o Casimo o como quiera que le dijeran en su casa, empezó su negocio de cromos/monas/caramelos/stickers de jugadores del Calcio en los años sesenta en asocio con sus hermanos. Después, en 1989, vendió la empresa que pasó de de dueño en dueño hasta terminar en manos de un grupo de industriales italianos hasta convertirse en una multinacional productora tanto de repetidas como de otros productos impresos como cómics y vainas por el estilo. Yo no he podido encontrar fotos del señor pero me conformo con la imagen que tengo en la cabeza de una especie de Willy Wonka cósmico que manejaba casi a la perfección el arte del azar, llevándolo a afirmar con cierta petulancia que los suyos son "los álbumes que siempre se llenan". Digo "casi a la perfección" porque igual se llenaban por los revendedores de
cromos/monas/caramelos/stickers sueltas pero, bueno, no hay deidad perfecta.

Además, quería contarles que anoche me cambié de categoría en blogalaxia. Estaba en la de Comics/Manga/Anime y me pasé a la de Arte y Cultura. Aunque los cómics son mi vida y quiero crearlos y escribir sobre ellos para siempre, creo que los temas que me interesan y el tipo de historietas a las que me refiero son más cercanas al público de la segunda. Como que el primer grupo está diseñado para gente que quiere hablar hasta la saciedad sobre la talla de los calzoncillos de Batman o el enésimo capítulo de Sakura Ai Metal Pop! y eso a mí no me llama tanto la atención. Prefiero hablar de las ilustraciones de Mazen Kerbaj durante los bombardeos a Beirut que la mini-serie Wold War III (Tercera Guerra Mundial) de DC Comics. Mi intensión es mostrarle a la gente que no lee cómics que este es un medio tan diverso y amplio que para todos hay. Me imagino que quería contarles esto porque llevo un buen tiempo haciendo este blog y de vez en cuando es bueno renovar los votos. Solo espero no haber sido ofensivo con los fanboys del mundo porque no es mi intención.

Referencias:

, , , , , , , , , , , ,

El Concierto de Antibalas o volvimos de la luz.

Como les había contado en una entrada anterior y en la filosofía de que no solo de cómics vive el hombre, el pasado sábado fuimos a ver al grupo Antibalas a Cambridge. Nos fue bastante bien aunque por cuenta de los horarios de los trenes entre el pueblaco y Bastan tuvimos que pedirle asilo de última hora a doña Laina que muy amablemente nos recibió. Como por fortuna no nos Bedfordiaron en el camino, pudimos volver a casa para que yo pueda escribir un pequeño reporte. De verdad que ver a esta banda en vivo vale mucho la pena, no todos los días puede uno disfrutar de unas buenas dos horas de funk-afrobeat-y-aledaños que lo pongan a bailar como gordito en gag publicitario ya gastado. Aunque tengo que decir que la cosa empezó medio fría, todo cambió cuando los vientos se calentaron justamente con una canción llamada I.C.E. (hielo), que aparece en el nuevo disco titulado Security y que tengo acá en mis manos. De ahí en adelante, se armó una vibra maravillosa que, salvo algunos desubicados, puso a los gringos a menear el esqueleto de lo lindo.

Lo mejor de todo fue que en un acto de sagacidad sin precedentes nos pudimos hacer en el frente justo en la mitad del escenario así que tuvimos una vista de lujo todo el tiempo incluso a pesar del famoso síndrome de la última canción. SUC define esa compulsión que sienten los asistentes a un concierto, que para el final ya están borrachos, a lanzarse con codos y patadas en busca de la primera fila durante la última canción. Además, pude tomar una buena cantidad de fotos bacanas de la presentación que, para los interesados y los curiosos que quieran saber cómo se ve un escritor de historietas colombiano, monté en mi cuenta de flickr.

Más sobre Antibalas: página oficial.
Set de flickr: elamigolucho-antibalas.

, , , , , , , , ,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails